La panelista contó en LAM por qué decidió no realizar más el pase en su programa de radio

Después de la polémica en el Martín Fierro de Radio entre Marina Calabró y Rolando Barbano, la relación de amistad que tenía Yanina Latorre con la periodista se quebró. Ambas realizaban un pase entre sus ciclos radiales en El Observador, pero ya no existirá más por decisión de la panelista de LAM. Fue allí donde habló del final de su amistad con la conductora de LN+ y fue punzante.

“La decisión de no hacer más el pase fue de esta mañana. No me era cómodo el pase. Me saqué un peso de encima. Nunca fluyó” “Ella me dijo que una de las cosas que más le interesaba de este trabajo era hacer el pase conmigo, porque quería hacerlo desde otro lugar. Ella es medio acartonadita, siempre muy seria como Débora Plager tipo noticiero”, aseguró, en el ciclo de Ángel de Brito.

“Yo entendí que quería repetir o hacer algo parecido a lo que hacíamos con Viviana, que era muy divertido. No fluyó, no arrancó. Yo quedaba siempre pagando. La remaba y la remaba, pero siempre me iba a incómoda. Siento que hace 7 meses le hago un reportaje a una chica que todos los días me dice cosas como que no le gusta bañarse… Nunca me propuso nada”, la criticó.

“Todos los días basábamos el pase en hablar de los tres gatos, en que come milanesas de soja, que come pizzas, no le gusta comer ni tomar. Me sé toda su vida”, se despachó, mientras que el conductor expresaba su sorpresa por sus dichos. “Considero que no la destruí. Conté la verdad”, se defendió Yanina. En ese momento pusieron la explicación de por qué la relación entre ambas está en su peor momento.

“El pase no fluyó nunca. Me saqué un pase de encima, además de que yo estoy ofendida con Marina. La remé todo lo que pude. Hace 6 meses estoy sentada escuchando de los TOC que tiene, de los tres gatos, de que la mucama le hace la valija y que no se baña. Nunca propuso nada. Si le hablás de sexo, pone cara de pelotu… Tiene 50 años y se puede hablar en doble sentido. Yo tengo chicos grandes y el 99% de las cosas que digo no las hago. ¡Es humor y entretenimiento!”, aseveró.

“La gente confunde corrección con inteligencia y el humor es ser inteligente. Yo me río de mí” “Con mi marido manejamos un humor muy irónico, de mucho conocimiento. No sé de qué quería hablar. Nunca me remó nada”, afirmó, mientras comparaba el pase que hacían con Viviana Canosa en la misma emisora. “Me fui de viaje y nunca me preguntó cómo me fue. Mirá que yo tengo un quilombo la vida. Siempre me pasa algo. Con Viviana había un ida y vuelta . El pase era una remada y yo tampoco quiero venir todos los días a reportear a Marina Calabró para que ella parezca carismática”, lanzó.

Y siguió. “A todo eso súmale que es un año particular para ella. No soy quién para juzgar su vida privada. Puedo decir que me pareció lo del Martín Fierro, pero no la juzgo por eso. A todo eso se sumó que empecé a descubrir a alguien que vos ves todos los días a una persona que yo no imaginé. Me mintió muchas veces, me escondió muchas veces”, la cuestionó.

“Nunca la cagu…, ni me cag… ni lo haría ahora. Yo ahora estoy distanciada de Marina, pero jamás saldría a contar nada de Marina, ni de Barbano. Me decía ‘yo no quiero hablar de mi separación’ y le salía al aire a Karina Mazzocco. Es lo mismo que yo le diga a Ángel de Brito ‘yo no quiero hablar de Calabró’ y que después le salga al aire a Socios del espectáculo”, criticó la esposa de Diego Latorre.

“Fui juntando y juntando… Ella se dio cuenta y dejamos de chatear por WhatsApp. Marina también es rara porque no te encara. Ella soluciona todo llorando y pidiendo perdón”, concluyó, filosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *