Tras el éxito de la primera prueba, se buscará repetir la medida que busca recuperar el espacio público y promover la gastronomía local.

Después de la exitosa experiencia del último fin de semana, la Municipalidad volverá a implementar nuevas jornadas “calles abiertas”, una iniciativa que pretende peatonalizar distintas arterias estratégicas de la ciudad. La propuesta tiene como objetivo recuperar el uso del espacio público, asegurando el distanciamiento social entre los vecinos.

En esta oportunidad, el sábado 24 -de 10 a 19- se peatonalizarán los centros comerciales de calle 12 (desde 55 hasta 61); de Avenida 51 entre 4 y 5 (en una sola mano); y de calle Cantilo (desde Camino Centenario a Plaza Belgrano).

Del mismo modo, y en complemento con el programa de salidas saludables, el domingo 25 -entre las 13 y las 18- la Comuna peatonalizará la Avenida Antártida (desde 526 hasta 12) y el Paseo del Bosque, donde se restringirá la circulación de vehículos motorizados en Avenida Iraola y Cuccolo.

La idea es ampliar el espacio público de la ciudad, generando un circuito cerrado, atractivo, seguro y libre de vehículos para priorizar la movilidad de peatones y ciclistas”, señaló el Secretario de Espacios Públicos local, José Etchart. En ese sentido, el funcionario advirtió que la jornada peatonal del día domingo “quedará suspendida en caso de lluvia”.

Cabe resaltar que esta propuesta tiene como objetivo la generación de mayor espacio público, desalentar la circulación vehicular, motivar el uso de la bicicleta, priorizar al peatón y garantizar el distanciamiento social. Para la implementación de esta iniciativa, se realizaron demarcaciones viales que permitan delinear las zonas de circulación, el uso de tapaboca-nariz y el respeto de la distancia social.

Por su parte, el Secretario de Producción del Municipio, Rogelio Blesa, remarcó: “La primera experiencia de peatonalización fue un éxito, no sólo para las familias que tuvieron más espacio para transitar, sino también para los centros comerciales y locales gastronómicos que lograron aumentar sus ventas”.

En este contexto, el Municipio habilitó a los comercios gastronómicos la posibilidad de gestionar permisos de sus vecinos linderos, para que puedan extender las mesas y sillas para la atención sobre las veredas continuas al local y con eso ganar lugar para los clientes.

Conjuntamente, los comercios también pueden solicitar ante el Municipio la posibilidad de hacer un cerramiento sobre la línea de estacionamiento de vehículos en la calle, con el fin de que puedan instalar allí las mesas para ampliar los espacios de atención al público.

“Este programa de calles abiertas pretende resignificar la vía pública, dejar de considerarla sólo como espacio de tránsito y conceptuarla como espacio saludable y agradable de encuentro, convivencia y recreación”, concluyó Etchart.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *