La tortilla de espinacas es un plato tradicional español. Se cree que el origen de este plato se remonta a la llegada de los árabes a España, durante el S.XI; fueron ellos quienes trajeron consigo la espinaca. Desde entonces, la tortilla de espinacas se ha caracterizado con su suculento sabor y aroma, en las recetas de cocina de toda España. Se puede acompañar con muchas opciones, como por ejemplo una ensalada mixta, unos trozos de tomate aliñados y muchas ideas más.

La tortilla de espinacas es un plato tradicional español. Se cree que el origen de este plato se remonta a la llegada de los árabes a España, durante el S.XI; fueron ellos quienes trajeron consigo la espinaca. Desde entonces, la tortilla de espinacas se ha caracterizado con su suculento sabor y aroma, en las recetas de cocina de toda España. Se puede acompañar con muchas opciones, como por ejemplo una ensalada mixta, unos trozos de tomate aliñados y muchas ideas más.

La espinaca es la base nutricional de este plato, además del huevo. Por lo tanto, es un plato que no contiene calorías y sirve para complementar un menú dietético. Además, es una buena elección para mujeres embarazadas, debido a su alto contenido de ácido fólico. El ácido fólico es un nutriente que ayuda a evitar malformaciones en el feto, y contribuye para su correcto desarrollo.

Esta sencilla elaboración también contiene vitamina A y C, que previenen el daño celular causado por radicales libros. Con ello se disminuye el riesgo de enfermedades degenerativas, crónicas y letales, como el cáncer y la leucemia.

Otro de los beneficios de la espinaca es que tiene un alto índice de fibra. La fibra ayuda a sentir saciedad y aumenta la fuerza muscular, consiguiendo la vitalidad que el cuerpo necesita, para las labores diarias.

Ingredientes:

4 huevos350 gr espinacas frescas, 400 gr si son congeladas.2 dientes de ajo1 cebolla200 gr de queso mozzarella. Se puede sustituir, por cualquier queso fresco que se pueda derretir con facilidad.MantequillaPUBLICIDAD

Cómo preparar la tortilla de espinacas:

Limpiar las espinacas, colocándolas en un bol con la mitad llena de agua y una taza de vinagre. Sumergirlas por 10 minutos y enjuagar para quitar el sabor a vinagre. Este procedimiento ayudará a eliminar las bacterias que pueda contener la espinaca.

Colocar una sartén con mantequilla a fuego medio, esperar hasta que se caliente. Si se desea, se puede sustituir la mantequilla por aceite de oliva extra virgen. De este modo se obtendrá un plato con menos calorías.
Picar en rodajas pequeñas la cebolla y los dientes de ajo.
Colocar el ajo y la cebolla en la sartén. Saltear, hasta que la cebolla tome un color transparente.
Colocar la espinaca, bien escurrida, en la sartén con un poco de aceite. Ir cocinando durante quince minutos, moviendo de vez en cuando.
Batir los huevos, hasta que se vuelvan espumosos. Salpimentar al gusto, y agregar el queso, en trozos pequeños.
Agregar los huevos a la sartén. Dejar a fuego bajo. Esperar hasta que el huevo se cocine, removiendo sin parar, y servir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *