Aunque pasen los años, Fortnite sigue siendo uno de los videojuegos más populares del mundo y que forma parte del circuito competitivo de los esports. Varios son los reconocidos jóvenes que hacen carrera allí, pero ahora se sumó uno que con apenas 8 años ya es profesional.

Joseph Deen, de 8 años, acaba de convertirse en el jugador profesional de Fortnite más joven de la historia, a pesar que todavía no puede participar en torneos que entregan premios en efectivo. Por su contrato cobrará u$s33.000 por mes.

El niño, conocido dentro del videojuego por su alias “Gosu”, juega Fortnite desde que tenía cuatro años. Su talento llamó mucho la atención del equipo de deportes electrónicos, quienes no dudaron en ponerse en contacto con él.

Este joven prodigio del videojuego, originario de California, Estados Unidos, acordó su vínculo con el equipo Team 33 y se enfrentará contra jugadores de todo el mundo.

“Me sentí increíble cuando me ofrecieron un contrato”, cuenta Joseph a la BBC. “Pienso mucho en ser jugador profesional, pero nadie me tomaba en serio hasta que llegó Team 33”, aseguró.

Joseph asegura que busca seguir los pasos de su inspiración: Kyle “Bugha” Giersdorf, quien en 2019 ganó 3 millones de dólares tras coronarse en el Mundial de Fortnite que se disputó en Nueva York.

En esa misma competencia, el argentino Thiago “King” Lapp, de 13 años, obtuvo el quinto puesto y se posicionó no solo como el jugador más importante de la historia de los deportes electrónicos en Argentina, si no también el más ganador al obtener casi un millón de dólares en premios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *