Desde hace cuatro meses, Argentina había presentado muy buenos datos con respecto a la pandemia de coronavirus. Con el plan de vacunación en todo el territorio nacional y, a través del mantenimiento de los cuidados sanitarios, se había registrado un importante baja de casos. De hecho, en el Área Metropolitana de Buenos Aires, el área mas afectada, algunos hospitales ya no tenían internados por COVID-19.

Pero, los datos de las últimas semanas comenzaron a preocupar. La baja sostenida de casos llegó a su fin y la curva volvió a subir. Según los datos proporcionados por el Ministerio de Salud de la Nación, luego de 16 semanas de baja, se registró un aumento de casos que ronda el 15%, y se superaron los 1.000 casos diarios.

Y en ese punto, el Gobierno Nacional estima que la Variante Delta está relacionada en, al menos, la mitad de los casos en el AMBA. Las jurisdicciones que registraron una suba de contagios en los últimos 14 días son la provincia de Buenos Aires, Salta, Tucumán, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén, Chubut y la Ciudad de Buenos Aires. 

Aunque por el momento, la variante de Manaos era la más importante en Argentina, eso pudo cambiar en los últimos meses. Según los expertos en epidemiología, la Delta habría ganado terreno hasta convertirse en la más importante en esas 10 jurisdicciones. En ese sentido, Analía Rearte, directora nacional de Epidemiología y Análisis de Situación de Salud, afirmó, en una entrevista con Télam: “Hoy, uno de cada cuatro contagios de Covid-19 está relacionado a la variante Delta, sin embargo esta relación podría modificarse en los próximos días. Por eso es esperable que el número de casos aumente”.

El primer caso de Variante Delta sin nexo con personas que volvían del exterior fue descubierto en julio. Con el correr de los meses, y tal como pasó en otras partes del mundo, la variante comenzó a cobrar fuerza y ahora rondaría el 30% de prevalencia en todo el territorio nacional y llegaría al 50% en las grandes ciudades.

En otra entrevista, Rearte confirmó que se cree que la Delta se la variante de mayor predominio en las próximas semanas. Y completó:  “Por eso hay que seguir con la vacunación y mantener las medidas de prevención y control. En los conglomerados urbanos hay una transmisión comunitaria importante de la Delta y es esperable que, con una variante más transmisible, que el número de casos aumente”.

Y completó sobre la suba de casos: “Hace una semana que empezamos a ver un cambio en la tendencia. Veníamos de 20 semanas en descenso y esta última se mantuvo estable con un aumento menor al 10%, que aún es incipiente. Vamos a analizar esta última semana y la que viene para ver cómo evoluciona la situación epidemiológica. A nivel nacional, hay un 30% de prevalencia en las muestras secuenciadas, pero es peor en los aglomerados urbanos donde estamos mirando más de cerca”.

En tanto, sobre la situación del AMBA, Rearte explicó: “Estimamos que en la Ciudad de Buenos Aires la variante Delta tiene una predominancia por encima del 50% y que en el Gran Buenos Aires es un poco más bajo; pero ya empieza a circular en Santa Fe, Salta y tenemos reportes en aglomerados urbanos de varias jurisdicciones, donde sabemos que va a circular más rápido. Son los lugares que empezaron más temprano y donde es más difícil controlar los brotes”.

El plan del Gobierno Nacional

En este momento, Argentina continúa con la fase de vacunación de los niños a partir de los tres años y hay una situación óptima en cuanto a la inoculación. En detalle, según el Monitor Público de Vacunación, de los mayores de 18 años, el 90% recibió una vacuna. En tanto, el 75% recibió las dos dosis. 

Sobre ese punto, Rearte dijo: “Esta situación de aumento de la circulación de la variante Delta se da con una cobertura vacunal de la población muy positiva. Muy distinto hubiera sido en julio o agosto porque se hubiera traducido en más enfermedades graves y muertes. En mayores de 50 años, que fueron casi el 90% de los fallecidos durante la primera etapa de la pandemia, con una dosis tenemos a casi el 95% y con dos al 87%”.

Por eso, desde el Gobierno quiere continuar con el plan de vacunación a toda marcha para llegar a la temporada de verano con toda la población con el esquema completo. Además, si los casos vuelven a subir de forma exponencial, se retomarán los protocolos sanitarios. Igualmente, repiten que la población debe mantener todas las medidas de prevención como el uso del barbijo, aunque no es obligatorio al aire libre, y el distanciamiento social. 

Por último, Rearte afirmó: “Cuando baja la percepción del riesgo, más aún después de lo vivido en mayo o junio cuando gran parte de los argentinos teníamos a algún conocido internado, es cuando más hay que mantener las medidas de prevención y el control sanitario. Por eso que es importante usar el barbijo en los espacios cerrados, ventilar los ambientes y seguir con la vacunación, ya que, claramente, con altos niveles de vacunación vamos a tener una mejor situación epidemiológica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *