“Los precios de la carne vienen subiendo todas las semanas desde hace un mes”, contó a este diario Alberto Williams, presidente de la asociación de carniceros. Y habrá más subas de cara a las fiestas de fin de año, que podrían ascender hasta el 30 por ciento. Las alzas serán escalonadas, y se espera que un corte que hoy está 400 pesos el kilo para febrero se ubique en 550 pesos, una suba del 38 por ciento. Los motivos se deben al alza de costos y a la mayor demanda internacional, según fuentes del sector.

“Desde el 14 de octubre, los proveedores cada semana te suman 5 pesos de aumento, por lo que la carne subió 20 pesos en un mes“, detalló Williams. En el último año, el asado aumentó 56,9 por ciento y la carne picada 62,1 por ciento, según datos de octubre de 2020 contra el mismo mes del año anterior, según el Indec.

Sobre las ventas, reveló: “Cada vez se vende menos, es terrorífico”, aseguró Williams. Por tercer año consecutivo, en 2020 cayó el consumo de carne bovina. Se ubica en 50,2 kilos per cápita. En 2017, eran 58,1 kilos per cápita. El récord había sido en 2013, con 63,4 kilos por habitante.

“El motivo principal de los aumentos que se vienen va a ser la falta de hacienda de acá en adelante”, explicó a este diario Miguel Schiariti, presidente de la cámara de industria y comercio de carnes (Ciccra). La tensión en la cadena cárnica se observa en los feedlots, que es la etapa del engorde de ganado, último proceso de la producción primaria. “Tuvieron aumentos de la materia prima en un 50 por ciento, por las subas en el maíz y el dólar, por lo que puso al engorde a corral en una situación de pérdida”, detalló Schiariti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *