Siendo conscientes que hay que limitar el consumo de carnes rojas, el pollo se convierte en una de las mejores alternativas para el consumo de proteínas de origen animal. Es una carne barata y que puede llegar a resultar muy sabrosa si se sazona o se marina de forma conveniente.

El pollo da mucho juego, pues puede ser protagonista tanto de platos ligeros de dieta como de suculentos guisos de esos que necesitan tres horas de siesta. Todo depende de cómo y con qué se cocine.

El pollo, características y valores nutricionales

Lamamos pollo as la gallina o el gallo jóvenes, que han de ser sacrificados entre las 5 y las 16 semanas de vida, con un peso entre 1 y 3 kg. El pollo tiene una carne tierna, blanca o ligeramente amarillenta, esto depende del tipo de alimentación que reciban, pero no es un indicativo de la calidad del mismo.

En función de las condiciones de cría de estas aves, podemos distinguir distintos tipos de pollo:

  •  Pollo de granja industrial: la cría se produce de forma extensiva en granjas industriales. Engorda rápidamente con piensos hasta alcanzar un peso de 1 kg aproximadamente. Su carne es blanquecina, más pálida que la del pollo de corral y de sabor menos intenso.
  •  Pollo de corral: se alimenta con grano, en semilibertad y sin recibir medicamentos. El tiempo necesario para el engorde es superior al pollo de producción industrial, pudiendo alcanzar los 3 kg. Presenta alto coste y falta de competitividad con respecto al pollo de granja industrial. Su carne, de color amarillento, es más firme que la variedad anterior, con menos grasa y de sabor más intenso. 

“La carne de pollo tiene como componente mayoritario, en un 70% aproximadamente, al agua. Le siguen las proteínas con alto valor biológico, dado su contenido en aminoácidos esenciales. El pollo se puede considerar una carne magra, sobre todo cuando se consume sin piel donde reside una parte importante de la grasa.

La grasa es mayoritariamente grasa monoinsaturada constituida principalmente por ácido oleico, seguida de la grasa saturada, representada sobre todo por el ácido palmítico. También encontramos una cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, principalmente en forma de ácido linoleico,variable dependiendo de la alimentación del ave. La carne de pollo se distingue de la de vacuno o porcino en que su contenido en colesterol es más elevado, prácticamente el doble.

Con respecto a los micronutrientes el pollo es fuente de minerales como el fósforo,
el cual contribuye al mantenimiento de los huesos y dientes en condiciones normales.
Las principales vitaminas presentes son del grupo B, destacando la niacina y la vitamina B6. Una ración de pollo aporta el 73% y 97% respectivamente de las ingestas recomendadas de niacina para hombres y mujeres de 20 a 39  años que practican actividad física de forma moderada.

Las actuales recomendaciones nutricionales, aconsejan el consumo de 3 raciones a la semana de carnes magras, alternando el consumo entre distintos tipos entre los que está el pollo”. 

Alitas en salsa agridulce

 3 raciones

  1. 12 alitas de pollo (ya partidas)
  2. 1 taza harina de trigo
  3. Al gusto sal, comino, ajo en polvo
  4. Aceite para freír
  5. 1 taza salsa agridulce (o BBQ o Honey Mustard, etc)
  6. 1/4 taza agua

Pasos

  1. Lava muy bien las alitas de pollo.
  2. Condimenta la harina a tu gusto con las especias de tu preferencia.
  3. Pasa las alitas por la harina hasta que estén bien cubiertas.
  4. Pon las alitas a freír en suficiente aceite. Dándoles vuelta para que se vayan dorando uniformemente y estén bien cocidas por dentro.
  5. Una vez freídas, sácalas y ponlas sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
  6. En otra cacerola, pon la salsa agridulce y el agua, mézclalas bien y espera que se caliente. Puedes poner más salsa y/o agua dependiendo de que tan espesa te guste.
  7. Agrega las alitas y báñalas en la salsa hasta que queden bien cubiertas. Y ya están listas para servirse.
  8. Yo hago papas fritas con queso cheddar, cebollina y jalapeño picaditos para acompañar. Y una salsa blanca para sumergir las alitas si se desea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *