Tras casi ocho meses, reabrieron tanto el Casino Flotante como las maquinitas del Hipódromo de Palermo bajo estrictos protocolos de seguridad e higiene tanto para jugadores como empleados.

El Gobierno porteño explicó que los salones estarán habilitados hasta un 30% de su capacidad con ventilación natural y un 20% de jugadores en salas cerradas y que en su interior no se podrán consumir bebidas ni comidas.

Mientras tanto los alumnos siguen en la lista de espera para regresar a la escuela y apenas se lograron realizar “actividades de revinculación” unas pocas veces por semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *