La hipoglucemia puede causarse por varios factores: la glucosa del cuerpo se agota demasiado rápido, se libera demasiada insulina en el torrente sanguíneo y/o la producción de azúcar en el organismo es muy baja

La glucosa (azúcar) es la principal fuente de energía para el cuerpo, y es transportada a través del torrente sanguíneo gracias a la insulina, una hormona producida por el páncreas y cuando las personas tienen el nivel de azúcar en la sangre por debajo del rango normal, esto quiere decir que tienen hipoglucemia.

Una variedad de afecciones, muchas de ellas inusuales y medicamentos, pueden causar un nivel bajo de azúcar en sangre en personas que no tienen diabetes. Cuando los niveles de azúcar en la sangre están muy bajos, adicionalmente, los pacientes que padecen esta afección necesitan un tratamiento inmediato.

Frecuentemente, esta afección suele relacionarse con los pacientes diabéticos. Sin embargo, las personas que no tienen diabetes también pueden presentarla. Esto puede ocurrir por algunos medicamentos o por otras condiciones médicas.

De acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la investigación y la educación, cuando las personas tienen un bajón de azúcar pueden tener los siguientes síntomas:

  • Sudores.
  • Hormigueo o entumecimiento de los labios, la lengua, o la mejilla.
  • Hambre.
  • Irritabilidad.
  • Latidos del corazón irregulares o acelerados.
  • Fatiga.
  • Piel pálida.
  • Temblores.
  • Ansiedad.

En caso de que estos síntomas iniciales empeoren, el cuerpo puede llegar a experimentar signos peores como:

  • Convulsiones.
  • Pérdida del conocimiento.
  • Desorientación, comportamiento anormal o ambos, como ser incapaz de completar tareas de rutina.
  • Alteraciones visuales, como visión borrosa.

Por otro lado, según Medical News Today, la baja de azúcar puede ocurrir en personas que no tengan afecciones de diabetes, sin embargo, la hipoglucemia es peligrosa y debe ser tratada lo antes posible.

Entre las posibles causas en pacientes no diabéticos, esta podría ser una producción insuficiente de insulina, lo cual podría deberse a que puede haber una menor respuesta a la misma, lo que provoca que la glucosa se acumule en el torrente sanguíneo y pueda alcanzar niveles peligrosamente altos. Para solucionar este problema, puede usar insulina u otros medicamentos para reducir su nivel de azúcar en sangre.

Prevención

Además de programar cinco comidas al día, hacer actividad física y consumir alimentos que tengan cierto contenido de azúcar, Mayo Clinic reseña algunos hábitos que permiten evitar la disminución de la glucosa en el torrente sanguíneo. Las recomendaciones varían para los pacientes que tienen diabetes y para las personas que no tienen la enfermedad.



Pacientes diabéticos

  • Para las personas que son diagnosticadas con diabetes es importante ir al médico regularmente, para hacer un seguimiento sobre el estado de salud. Se debe cumplir el plan de control establecido por el especialista. Esto incluye cumplir el horario de los medicamentos y las instrucciones. Si se realizan modificaciones, se debe informar al médico para verificar si puede tener efectos negativos y disminuir la eficacia del tratamiento.
  • Tener siempre a la mano alimentos o bebidas que puedan funcionar en caso de que ocurra un episodio de hipoglucemia. Dulces, chocolates, gaseosas o miel son una de las opciones más utilizadas.
  • Comprar un monitor continuo de glucosa es una herramienta perfecta para desarrollar hábitos que prevengan la hipoglucemia. Esto permitirá hacer un seguimiento constante sobre el estado de salud y la glucosa en la sangre. Este monitor ayuda a conocer si los niveles de azúcar en la sangre disminuyen y pueden, algunos, alertar con un sonido o pitido. Esto permitirá una respuesta temprana e inmediata antes de que empeoren los síntomas.

Personas que no son diabéticas

  • Si se presentan episodios frecuentes de hipoglucemia, comer porciones pequeñas de cinco comidas al día contribuye a disminuir los niveles de azúcar en el torrente sanguíneo. Este es un tratamiento que funciona a corto plazo; por eso es indispensable ir al doctor e iniciar una intervención médica adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *