Mayas, Aztecas, y Guaraníes asocian al colibrí con diferentes simbologías. Cuáles son los significados más populares del ave.

Si tenés la suerte de tener un jardín, seguramente te sentarás a apreciar la vista y a disfrutar del privilegio de tener un pedacito de aire libre en tu casa. También sabrás reconocer la belleza que traen los animalitos e insectos que van de visita y cambian completamente el panorama del lugar, con sus diferentes colores y particularidades.

Uno de los más esperados suele ser el colibrí, un ave pequeña, colorida y por demás atractiva que a donde va brinda toda su alegría y hermosura. Con sus más de 55 aleteos por segundo y 1200 latidos por minuto, posee un pico de 10 cm y tiene la sacudida del cuerpo más rápida entre vertebrados en el planeta.

Además de sus proporciones y características, son animalitos sumamente vistosos, de plumaje brillante y colores vivos, que otorgan belleza y singularidad a cualquier paisaje donde se posan. Podemos verlos aleteando velozmente y casi parece que permanecen flotando en el lugar.

También conocido como pájaro picaflor, es un ave herbívora y a lo largo de la historia, siempre fue considerado como un mensajero divino y portador del amor. Si bien dependiendo de cada cultura su significado puede llegar a variar, el simbolismo positivo que tiene el colibrí recorre todas las interpretaciones.

El significado del colibrí en diferentes culturas

Son variadas las culturas que han puesto al colibrí en el centro de sus simbolismos y le han otorgado distintos significados. En México, son seres respetados que simbolizan la alegría, sanación y la adaptabilidad. Cuando se presentan en una casa, se interpreta que es una nueva energía o bien, como un mensaje de un ser querido que falleció y protege el hogar.

Muy similar es para la cultura nativa del Paraguay, siendo que el avistamiento de un colibrí significa que un familiar fallecido te está visitando. Esto tendría que ver que cuando a un ser humano le llega la hora de abandonar el plano terrenal, su alma se desprende de su cuerpo y vuela hasta posarse en una flor. 

De acuerdo con los guaraníes, en la flor el alma se purifica, se perfuma y se conecta con la tierra que le ha visto nacer. Así es como un día llegará un colibrí que la descubrirá entre los pétalos, la recogerá y llevará sobre su cuerpo volando hacia el paraíso. 

El colibrí realiza  más de 55 aleteos por segundo y 1200 latidos por minuto.

Para los mayas, el colibrí es un mensajero de buenas vibras. En esta cultura se lo llama oxts’unu’um y se encarga de llevar buenos pensamientos y deseos a las personas, es decir, si ves a una de estas aves significa que alguien está pensando en vos.

En cuanto a los aztecas, ellos lo veían como un símbolo de energía para enfrentar las adversidades. Los colibríes eran los mensajeros entre hombres y dioses y los solían usar amuletos con la figura de estos animalitos para atraer energía, fuerza, disposición a pelar y la habilidad para usar armas.

Otro de los sentidos que recorren varios de los simbolismos relaciona al acercamiento del colibrí hacia una persona porque ésta necesita sanar y liberar las energías negativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *