Los audios que difundieron en Intrusos encendieron un nuevo capítulo en la historia de encuentros y desencuentros entre Luciana Salazar y Martín Redrado. En dichas grabaciones, que datan del pasado 10 de enero, la actriz había registrado una serie de conversaciones telefónicas privadas con una finalidad legal. “El tema mediático tiene que ser step by step, como decís”, se la escucha afirmar a Luli tras una pregunta del economista acerca de cómo iban a manejarse en relación a la prensa.

Una vez resuelto esto, el siguiente pasito, según la voz de Luli, tenía que ver con una acción en las redes sociales. “¿Sabés por dónde podés empezar? Más adelante empezar a seguir a mi hija en Instagram”, sugiere la actriz en referencia a Matilda, su primogénita de tres años, que nació gracias a un vientre subrogado. “Esas son cosas que después nos sacan los medios sin hacer nada”, agrega la modelo. “Sí, sí. Esa es la dirección correcta”, vuelve a asentir el economista en el registro telefónico.

La referencia a Matilda es una de las puntas del conflicto. Si bien ambos siempre se encargaron de aclarar que Redrado no era el padre biológico de la nena, habían logrado construir un vínculo familiar. El tema de cómo integrar a la niña en las idas y vueltas siempre fue un tema preponderante y también estuvo presente en el descargo que efectuó Redrado.

Por medio de un chat difundido en el clásico de América TV, el economista continuó con la referencia a Matilda: “Soy el único hombre que hizo posible que fuera madre. Yo no soy el padre de Matilda, pero lo hice posible porque era su deseo, y que me trate así es muy injusto y doloroso”, escribió Redrado y justificó por qué no quería hacer más declaraciones sobre el asunto: “No estoy para el show sino para aclarar. No me quiero enroscar en esto porque Luciana es un Gran Hermano de temas que deberíamos tratar en privado”.

La respuesta de Luciana llegó cuando Burlando daba un móvil en Los ángeles de la mañana. “Por supuesto que si usted me va a llevar a la Justicia, también tengo todas las pruebas y las quiero presentar en el momento que usted decida”, dijo la modelo en un mensaje enviado a la panelista Pía Shaw. “Es lo que va a tener que hacer. Acá no hay ningún tipo de justificativo para los ataques al honor o a la dignidad de una persona”, insistió el letrado que consideró que Luciana estaba equivocando los conceptos.

“Si vos injuriás o calumniás, listo. Excepto que se rectifique en una audiencia de conciliación establecida por la Justicia penal, lo que de alguna manera puede extinguir lo que es la causa. Si no, va a juicio oral”, explicó el abogado. En ese punto, llegó otro mensaje de Luciana, esta vez vía audio: “Decile a Burlando que lo que para él es una injuria, para mí es una violencia de género”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *