“No podemos quedarnos con todos los perros que recojamos de la calle”, dijo que jefe comunal que dice plantea la eutanasia como salida.

El municipio de Ullum, San Juan, lanzó una polémica campaña que con el objetivo de “solucionar” la superpoblación de perros que están en las calles en esa localidad. El jefe comunal propuso sacrificar a los que pasados los seis meses en el refugio municipal no hayan sido adoptados y generó una ola de críticas.

Se trata del intendente del Frente de Todos Leopoldo Soler, quien explicó el objetivo de la cuestionada medida: “Vamos a hacer un refugio para perros callejeros, pero quiero que se entienda que todo lo que tengo en mente es para cuidar a los ciudadanos”, declaró.

En los últimos tiempos en Ullum fueron noticia varias muertes ocasionadas por jaurías, situación que tiene en alerta al gobierno. “Es por eso que el destino final de los animales que no sean reclamados por sus dueños o que no sean adoptados, será la eutanasia”, agregó.

La idea, según difundió Diario de Cuyo, es que permanezcan hasta seis meses. Si en ese plazo no son reclamados por sus dueños o adoptados, se les aplicará eutanasia. “Queremos que quienes tienen perros, los tengan en sus casas. Los animales son animales, pero hay perros que han matado a una persona y eso hace que el problema sea realmente grave”, expresó Soler.

“Además de resguardar a los animales, este plan tiene por fin cuidar la seguridad vial y personal de los vecinos. Como intendente no me puedo hacer el distraído con este problema”, agregó el mandatario local. “Haremos un reglamento para que los animales que sean secuestrados en la vía pública, tengan la posibilidad de ser adoptados o recuperados por sus dueños. Pero, si eso no pasara, en el transcurso de 3 o 6 meses, tiempo que será definido con el Concejo, el animal será sometido a una eutanasia”, remarcó.

Luego se adelantó a las críticas que generó la medida. “Sé que esto va a generar polémica, pero todo aquél que no esté de acuerdo puede venir y llevarse el animal para salvarle la vida. Apelamos a que los proteccionistas que no estén de acuerdo con la eutanasia puedan adoptar los animales”, sostuvo Soler.

“No podemos quedarnos con todos los perros que recojamos de la calle, somos un departamento en el que nos viven dejando perros abandonados. Y no podemos tener perros para siempre, cuando hay gente que no tiene qué comer. No me parece justo”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *