La razón tiene menos que ver con las diferencias biológicas entre los sexos y más con una serie de factores sociales, advierten especialistas del laboratorio GenderSci Lab de Harvard

Al principio de la pandemia, los científicos informaron que los hombres estaban muriendo de COVID-19 a un ritmo que duplicaba el de las mujeres. Desde entonces, algunos investigadores han seguido atribuyendo las tasas más altas de mortalidad por COVID-19 entre los hombres a factores relacionados con el sexo biológico, como las hormonas específicas del sexo o la respuesta inmunitaria (REUTERS)

Los investigadores están de acuerdo en que los hombres mueren de COVID-19 a un ritmo más alto que las mujeres, pero no están seguros de por qué. Un nuevo estudio del laboratorio de Harvard GenderSci Lab de más de 30 millones de casos confirmados de coronavirus en los Estados Unidos sugiere que la razón tiene menos que ver con las diferencias biológicas entre los sexos y más con una serie de factores sociales.

El análisis, resumido esta semana en la revista Social Science and Medicine, mostró que si bien los hombres en general tenían tasas de mortalidad más altas, estas disparidades variaban ampliamente según el estado y el tiempo. En cambio, el equipo de estudio encontró que las diferencias parecen tener más que ver con factores como el momento de los aumentos repentinos, las políticas estatales de salud, los comportamientos de salud asociados con el género, la raza, el nivel de ingresos y la ocupación.

“En general, los hallazgos muestran una heterogeneidad significativa (o variación) en la disparidad de sexos entre estados y a lo largo del tiempo”, dijo Sarah Richardson, fundadora y directora de GenderSci Lab. “El significado de eso es que las diferencias de sexo en los resultados de COVID-19 no son estables en todos los lugares ni consistentes a lo largo del tiempo, lo que sugiere que las causas de la disparidad de sexo son sensibles al contexto y que ningún factor único ofrece una explicación sólida”.

Usando el “Rastreador de datos COVID-19 de género/sexo” que el equipo creó en 2020, los investigadores de GenderSci Lab descubrieron que en algunos estados los hombres se infectaban y morían a tasas más altas que las mujeres, mientras que en otros estados las tasas eran casi iguales. En ciertos momentos, las mujeres superaron a los hombres en casos y muertes.Los investigadores también informaron que las tasas de mortalidad de los EEUU entre hombres y mujeres estaban separadas por una brecha más pequeña de lo que se pensaba (REUTERS)Los investigadores también informaron que las tasas de mortalidad de los EEUU entre hombres y mujeres estaban separadas por una brecha más pequeña de lo que se pensaba (REUTERS)

En Texas, por ejemplo, los hombres tuvieron constantemente tasas de mortalidad más altas durante la pandemia, mientras que en Connecticut las mujeres tuvieron tasas de mortalidad más altas que los hombres durante 22 semanas. En Nueva York, durante las primeras seis semanas de la pandemia, los hombres murieron a tasas más altas, pero después de eso las tasas se equilibraron. Tomados en general, los resultados sugirieron que simplemente mirar los datos agregados de la nación resultaría engañoso.

Los investigadores también informaron que las tasas de mortalidad de los EEUU entre hombres y mujeres estaban separadas por una brecha más pequeña de lo que se pensaba. Al principio de la pandemia, los científicos informaron que los hombres estaban muriendo de COVID-19 a un ritmo que duplicaba el de las mujeres. Desde entonces, algunos investigadores han seguido atribuyendo las tasas más altas de mortalidad por COVID-19 entre los hombres a factores relacionados con el sexo biológico, como las hormonas específicas del sexo o la respuesta inmunitaria.

Los datos del rastreador sugieren que los hombres en los EEUU tuvieron una tasa de mortalidad entre un 10 y un 20 por ciento más alta que la de las mujeres desde abril de 2020 hasta mayo de 2021, una proporción de aproximadamente 1,14 a 1 en lugar de la proporción de 2 a 1 citada con frecuencia. en los informes de los medios de comunicación y en la literatura científica.

“Nuestro estudio con datos de EEUU encontró una tasa de mortalidad general levemente elevada para los hombres, aunque mucho más moderada de lo que se afirma con frecuencia”, dijo Richardson, quien también es profesora en los departamentos de Historia de la Ciencia y de Estudios de la Mujer, Género y Sexualidad.“Ha habido estudios que analizan cosas como el cumplimiento de las políticas de máscaras o las pautas de distanciamiento social. Vieron diferencias en la adherencia de género a esos, por lo que es menos probable que los hombres usen máscaras correctamente o se adhieran a las pautas de distanciamiento social, eso no se debe a la biología” (REUTERS)“Ha habido estudios que analizan cosas como el cumplimiento de las políticas de máscaras o las pautas de distanciamiento social. Vieron diferencias en la adherencia de género a esos, por lo que es menos probable que los hombres usen máscaras correctamente o se adhieran a las pautas de distanciamiento social, eso no se debe a la biología” (REUTERS)

El estudio, que analizó 30 millones de casos, es la primera mirada longitudinal que cuantifica la variación en los casos de COVID-19 y la mortalidad por sexo entre estados y a lo largo del tiempo. Los hallazgos se basaron en 55 semanas de datos disponibles públicamente desde abril de 2020 hasta mayo siguiente sobre las tasas de casos y mortalidad de COVID-19 en todos los estados de EEUU y dos territorios estadounidenses.

Los datos incluyen solo a las personas designadas como hombres o mujeres por los estados. Los investigadores decidieron excluir otras posibles categorías de género debido a preocupaciones sobre la coherencia de cómo los estados tomaban las determinaciones.

El rastreador fue creado en agosto de 2020 por GenderSci Lab para observar de cerca cómo la biología y el contexto social afectan la salud en personas de todos los géneros. Ha sido actualizado y mantenido en gran parte por un equipo de investigadores universitarios. Ahora hay 85 semanas de datos disponibles en el rastreador, y después de que se detenga la recopilación de datos, se mantendrá abierto como una herramienta de recursos públicos.

“Esperamos que otros investigadores aprovechen esta gran cantidad de datos y los cotejen con otras fuentes de datos que puedan ayudar a la comunidad investigadora a profundizar más en lo que realmente estaba impulsando los cambios en la magnitud de las disparidades sexuales a lo largo del tiempo y en cada estado individual”, dijo la autora principal Ann Caroline Danielsen, investigadora del laboratorio de ciencia de género.

En el informe, el equipo de investigación utilizó modelos estadísticos para tratar de resolver esto. Descubrieron que el 30 por ciento de la variación se reduce a factores a nivel estatal, que podrían incluir diferencias en las políticas de salud pública, el momento y la duración de los mandatos de máscara y cierres de negocios, otros factores sociales como comportamientos de salud de género, exposiciones ocupacionales, problemas de salud preexistentes y datos demográficos, incluidos la raza, la edad, la educación y los códigos postales.Los investigadores creen que sus hallazgos indican que las diferencias biológicas entre los sexos por sí solas no pueden explicar las variaciones en los resultados de COVID-19 y que las intervenciones centradas en factores biológicos relacionados con el sexo probablemente no mejorarán significativamente cambiar los resultados (REUTERS)Los investigadores creen que sus hallazgos indican que las diferencias biológicas entre los sexos por sí solas no pueden explicar las variaciones en los resultados de COVID-19 y que las intervenciones centradas en factores biológicos relacionados con el sexo probablemente no mejorarán significativamente cambiar los resultados (REUTERS)

El modelo también sugirió que el 10 por ciento de la diferencia es atribuible al momento en que se tomó una medición, ya sea durante las primeras olas o las posteriores. El 60 por ciento restante de la variación no se explica ni por el tiempo ni por el estado.

Los investigadores creen que sus hallazgos indican que las diferencias biológicas entre los sexos por sí solas no pueden explicar las variaciones en los resultados de COVID-19 y que las intervenciones centradas en factores biológicos relacionados con el sexo, como recomendar el uso de bloqueadores de testosterona o estrógeno, probablemente no mejorarán significativamente cambiar los resultados.

“Si no se tienen en cuenta los factores sociales y contextuales, se pierde parte de la imagen de por qué las personas podrían estar expuestas o tener un caso más grave”, sostuvo Tamara Rushovich, estudiante de posgrado de la Escuela de Salud Pública TH Chan y parte del equipo de investigación de GenderSci Lab. “Por ejemplo, cuando ve números que muestran diferentes tasas de casos o muertes, no es solo biología, sino ¿cuál fue su riesgo de exposición? Y eso está influenciado por cosas como tu ocupación o tus ingresos”.

También hay factores como los comportamientos de género, agregó Rushovich: “Ha habido estudios que analizan cosas como el cumplimiento de las políticas de máscaras o las pautas de distanciamiento social. Vieron diferencias en la adherencia de género a esos, por lo que es menos probable que los hombres usen máscaras correctamente o se adhieran a las pautas de distanciamiento social, eso no se debe a la biología”.

Los investigadores también señalaron en el artículo que investigaciones anteriores han demostrado que muchos de estos tipos de factores sociales han llevado a tasas de mortalidad persistentemente más altas para los hombres de EEUU incluso antes de la pandemia de COVID-19.

“La idea aquí es atender a los factores reales que están causando esa mayor vulnerabilidad en los hombres”, dijo Richardson. “Si hubiéramos prestado más atención a esos factores, uno podría imaginar que… los hombres podrían haber estado mejor protegidos durante la pandemia”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *