Durante la audiencia general celebrada en el aula Pablo VI del Vaticano, el Papa pidió a los adultos que acompañen y no condenen a sus hijos/as. 

“Pienso en los padres ante los problemas de sus hijos”, reflexionó el Pontífice, que nombró a los que “ven las orientaciones sexuales” de sus discípulos y les pidió “acompañar a los hijos y no esconderse en comportamientos de condena”.

“Tantos problemas de los padres, pensamos cómo ayudarlos. A ellos les digo: no tengan miedo. Hay tanto dolor, pero piensa en el Señor y en cómo José resolvió los problemas. Nunca condenes a un hijo”, planteó.

Y recordó cuando en Buenos Aires veía las colas frente a las cárceles y “allí estaban las madres, esas madres que ante el problema de un hijo que ha cometido un error, ponían su cara, no se escondieron y lo acompañaron, siempre. Qué valor”.

A su regreso de un viaje a Irlanda, en agosto de 2018, cuando los periodistas le preguntaron en el avión qué les diría a los padres de un hijo homosexual, Francisco había respondido: “Ignorar al hijo o la hija con tendencias homosexuales sería una falta de maternidad y paternidad. Eres mi hijo o mi hija como eres”.

El Papa Francisco continuó hablando de los padres que pierden a sus hijos por enfermedad o por accidentes de tráfico, y de los que advierten  que sus hijos no van a la escuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *