Además, los científicos concluyeron que los gatos también reconocen los nombres de quienes viven con ellos.

Un estudio determinó que los gatos pueden reconocer sus propios nombres, los de otros felinos con los que están familiarizados y de las personas que viven en el mismo hogar.

Esto último, concluyeron los científicos a cargo de la indagatoria, debido a que los felinos escuchan las conversaciones de las personas.

El investigador de ciencias animales Saho Takagi, de la Universidad de Azabu en Japón, dijo a The Asahi Shimbun que “lo que descubrimos es asombroso. “Quiero que la gente sepa la verdad. Los felinos no parecen escuchar las conversaciones de la gente, pero de hecho lo hacen“.

Takagi y sus colegas estudiaron gatos que vivían en viviendas con otros felinos y también a los que viven en “cafeterías para gatos” en Japón, en donde los visitantes pueden interactuar con ellos.

Los investigadores presentaban a cada gato la fotografía de un felino familiar del mismo hogar o cafetería, mostrando su imagen en la pantalla de un computador. Mientras se mostraba la foto, una grabación de la voz del propietario decía en voz alta el nombre del animal modelo (denominado “condición congruente”) o decía un nombre diferente (“condición incongruente”).

Así, se concluyó que los gatos de hogares pasaban más tiempo mirando la pantalla durante la condición incongruente, quizá porque estaban desconcertados o intrigados por la falta de coincidencia de la imagen con el nombre que decía la voz.

Sin embargo, los gatitos del “cat coffee” no mostraron el mismo retraso en el computador durante el experimento, tal vez porque vivían en casas con muchos otros gatos y quizás estaban familiarizados con el gato modelo (y su nombre) como resultado.

“Sólo los gatos domésticos anticiparon una cara de felino específica al escuchar el nombre del mismo, lo que sugiere que coincidieron con el nombre del gato estímulo y el individuo específico. Al escuchar el nombre de un animal, los sujetos esperaban la cara correspondiente”, determinaron los científicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *