Hace un mes, Argentina daba un paso fundamental en la lucha contra el coronavirus. Ese día comenzaba la vacunación en niños, niñas y adolescentes sin comorbilidades y en todo el territorio nacional tras la aprobación de la vacuna Sinopharm por parte de la ANMAT. 

Al mismo tiempo, una campaña de antivacunas y de algunos miembros de la oposición cobró fuerza en redes sociales y en varios medios de comunicación. Por eso, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) salió a respaldar la decisión del Ministerio de Salud de inocular a los más pequeños. 

Ahora el organismo dio a conocer los beneficios que la vacunación genera en la población, que tendrá un impacto fundamental en el universo de los menores como de los mayores de edad. “Las vacunas son seguras y eficaces”, advirtieron en su comunicado. 

En el caso de la inoculación de los niños y adolescentes, la SAP se refirió a la Sinopharm, que fue creada con una plataforma con virus inactivado, que es parecida a otras vacunas del Calendario Obligatorio de Argentina.  

En el comienzo de su comunicado, las autoridades de la SAP explicaron: “La población pediátrica representa el 8.8% del total de los casos confirmados desde el inicio de la pandemia en nuestro país”. Y continuaron: “Aunque la carga viral es menor que en los adultos, los menores pueden infectarse y transimitir el virus a otros. Además, este grupo etario es susceptible a contraer el virus por las múltiples interacciones sociales”. 

Por otra parte, para recordar la importancia de la vacunación pediátrica contra el COVID-19, el organismo explicó en el comunicado: “La SAP ha jerarquizado siempre la importancia de las vacunas en la población pediátrica y ha trabajado de manera constante en la mejora del calendario de vacunación del país y en su cumplimiento. Las vacunas son un derecho”.

Imagen


Además de explicar que la Sinopharm es una vacuna segura, explicaron que la inoculación pedátrica beneficia a niños y a adolescentes porque previene los casos graves y las secuelas conocidas como post-covid. Y agregaron: “También contribuyen a lograr protección comunitaria”. 

En su texto, señalaron_ “La vacunación contribuye a disminuir las poco frecuentes pero posibles formas graves de enfermedad y la mortalidad por coronavirus en este grupo, así como el número de personas susceptibles, y de esta forma evitar contagios y favorecer la presencialidad escolar y actividades sociales, culturales y deportivas necesarias para el normal desarrollo de los niñas, niños y adolescentes”.

Imagen

En tanto, dijeron sobre las razones por las que se recomienda completar el esquema de vacunación contra el coronavirus en niños, niñas y adolescentes. “La población pediátrica representa el 8.8 por ciento del total de los casos confirmados desde el inicio de la pandemia en nuestro país”. 


Y agregaron: “Desde agosto de 2020 se observa una tendencia creciente de esta enfermedad en niñas, niños y adolescentes, tanto que actualmente 1 de cada 4 casos confirmados ocurre en menores de 18 años”.

Imagen

Por otra parte, dijeron: “Otro aspecto a considerar son las secuelas a largo plazo que pueden desarrollar hasta el 10 o 15 por ciento de los niñas, niños y adolescentes que han padecido COVID-19 según publicaciones internacionales, debido al Covid prolongado o Long Covid”. 


Y conmpletaron: “Y aunque poco frecuente, de cuadros respiratorios moderados o graves o la afección denominada SIM-C (Síndrome Inflamatorio Multisistémico temporalmente relacionado a COVID-19). Este síndrome puede aparecer entre 2 a 6 semanas después de haber tenido covid”. 

Imagen

También explicaron cómo puede darse los contagios por falta de vacunación. “Si bien la carga de enfermedad en la niñez es menor a la de los adultos, también pueden infectarse y transmitir el virus a otras personas. En el contexto de las adecuadas coberturas de vacunación contra COVID-19 en adultos, los niñas, niños y adolescentes aparecen como el grupo susceptible de contraer la infección teniendo en cuenta las múltiples interacciones sociales”, dijeron.


Y explicaron: “Resulta entonces lógico considerar la vacunación pediátrica como una herramienta necesaria en el corto plazo para afianzar otros beneficios secundarios claramente relacionados, tales como: proteger a las familias, facilitar una presencialidad escolar más segura, permitir otras actividades deportivas, lúdicas y sociales de los niños”.

Imagen

En tanto, sobre la famosa “inmunidad de rebaño”, la SAP agregó: “Todas las vacunas contra COVID-19 en uso en nuestro país contienen virus inactivados o material genético viral, por lo que no tienen la capacidad de inducir inmunidad a nivel de las mucosas, como ocurre con otras que poseen virus atenuados. Se necesita vacunar a los niñas, niños y adolescentes para alcanzar dicha cobertura, y de esta forma protegerlos y lograr inmunidad colectiva”.

Imagen

Por último, además de remarcar que las vacunas en Argentina son seguras, remarcaron: “La vacunación pediátrica debería seguir avanzando programadamente en niños de menor edad priorizando siempre a los niños con enfermedades crónicas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *