El vuelo que partió a Moscú esta madruga arribará al país el viernes por la tarde y traerá alrededor de 700 mil dosis de la vacuna Sputnik V de la primera dosis. La información fue confirmada por fuentes consultadas por El Destape cercanas a Aerolíneas Argentinas. No se tiene el número exacto, pero se estima que el número ronda las 700 mil dosis. Desde el Ministerio de Salud, en tanto, solo confirmaron que son componente de la primera dosis.

El vuelo fue notificado el miércoles por la tarde. En la madrugada de este jueves, el avión partió rumbo a Rusia y se espera que llegue al país el viernes a las 16.30.

Bajo el número de vuelo AR1064, el vuelo despegó a las 2 de la madrugada del jueves y le tomará alrededor de 17 horas aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Sheremetievo. Para el regreso, volará en 18 horas sin escalas, el tramo Moscú-Buenos Aires.

“Con esta nueva partida cerramos una buena semana con 4 vuelos de este tipo concretados. Aerolíneas tiene la capacidad operativa y por ende, es la mejor opción logística para que la vacunación continúe su marcha”, explicó Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas Argentinas.

En tanto, a bordo del vuelo AR1051 proveniente de Beijing, llegaron este jueves por la tarde 1.000.000 de dosis de la vacuna de Sinopharm.

En 12 operaciones completadas, llegaron al país 5.267.745 de vacunas de Sputnik V. Mientras que, desde Beijing, llegaron al momento 2.659.200 dosis de Sinopharm en 4 vuelos. Por lo que, se si suma el arribo desde la República Popular China de mañana, el total de vacunas traslado por Aerolíneas alcanza las 8.926.945.

Segunda dosis de Sputnik
La segunda dosis de la Sputnik V contra el coronavirus puede darse tres meses después de la primera -en lugar de los 21 días que es el intervalo mínimo aprobado- sin que influya en “la intensidad de la respuesta inmune inducida”, comunicaron hoy desde el Centro de Investigación Gamaleya, una estrategia que ya fue adoptada en Argentina desde marzo.

“Con respecto a la vacuna Sputnik V (…) consideramos posible incrementar el intervalo mínimo entre la aplicación del primer y segundo componente de la vacuna de los 21 días previamente aprobados hasta 3 meses”, aseguró Alexander Gintsburg, director del Gamaleya, desarrollador de la vacuna en un comunicado difundido por el centro de investigación.

Asimismo, explicó que “este incremento del intervalo no influirá en la intensidad de la respuesta inmune inducida por nuestra vacuna, y en algunos casos la aumentará y prolongará”. Según el comunicado, en el Gamaleya llegaron a esta conclusión en base a la experiencia del uso de “vacunas basadas en una plataforma idéntica de adenovirus, así como -lo más importante- en las exitosas campañas de vacunación masiva de la población en Rusia y en un gran número de países”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *