Un estudio norteamericano descubrió que este comportamiento puede promover el bienestar emocional y mejorar el estado anímico. Cómo ser feliz y mantener una actitud positiva

Al enfrentar problemas en el día a día, ya sean laborales o familiares, el estrés suele apoderarse del cuerpo, y como consecuencia se dificulta rescatar algo positivo de la situación vivida. Son pocas las personas optimistas frente a situaciones adversas, ya que la gran mayoría tiende a agrandar el lado negativo, por mínimo que sea, en lugar de rescatar algo positivo.

El optimismo, para la psicología, es una de las medidas a partir de las cuales uno puede entender cómo el sujeto se posiciona frente a la realidad diferente, concretamente hacia el futuro. Esta perspectiva de futuro que nos da el optimismo es fruto de una evaluación, en la cual el sujeto considera los datos de la realidad y puede generar nada más y nada menos que un proyecto”, explicó a Infobae Ricardo Iacub, doctor en Psicología y profesor titular en Psicología de la 3ra edad y Vejez en la Universidad de Buenos Aires.

Pero por otro lado, “también cierto grado de optimismo es lo que permite resolver situaciones que de otra manera nos podrían dejar con temor, con angustia, con inhibición -expresó Iacub-, y que en alguna medida lo que permite el optimismo es encontrar alguna salida posible ante esta situación que pueda ordenar algún proyecto de vida.”

Una investigación reciente, publicada en The Journal of Gerontology, descubrió que el optimismo puede promover el bienestar emocional, limitando la frecuencia con la que se experimentan situaciones estresantes. Este estudio prueba una posible explicación, evaluando si las personas más optimistas manejan el estrés diario de manera más constructiva y, por lo tanto, disfrutan de un mejor bienestar emocional.

Por lo tanto, luego de obtener los resultados, ”sería útil identificar los factores psicosociales que pudieran servir como objetivos de tratamiento para promover una vida más larga y con buena salud”, indicó Lewina Lee, autora de la investigación, psicóloga en la clínica del Centro Nacional para el Trastorno de Estrés Postraumático en VA Boston Healthcare System y profesora en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Con estos datos, el equipo de Lewina Lee aseguró que “cada vez hay más pruebas de la relación entre el optimismo y el envejecimiento saludable”. Sin embargo, todavía no está claro cómo influye el optimismo en la salud.Los hombres más optimistas reportaron no sólo un estado de ánimo negativo más bajo sino también un estado de ánimo más positivo (Getty)Los hombres más optimistas reportaron no sólo un estado de ánimo negativo más bajo sino también un estado de ánimo más positivo (Getty)

Los hombres mejoraron su estado de ánimo siendo optimistas

Los investigadores analizaron a 233 hombres mayores. Todos ellos tuvieron que completar un cuestionario de optimismo y, 14 años más tarde, tuvieron que informar los factores de estrés diarios junto con los estados de ánimo positivos y negativos en ocho noches consecutivas, durante un período de ocho años.

Una vez analizados los datos, los expertos observaron que los hombres más optimistas reportaron no sólo un estado de ánimo negativo más bajo, sino también un estado de ánimo más positivo. Es decir, más allá de no ser negativos, fueron más positivos.

Por otro lado, los mismos participantes también informaron tener menos factores estresantes que no estaban relacionados con su estado de ánimo positivo más alto, pero explicaban sus niveles más bajos de estado de ánimo negativo.

“Esta investigación -explicó Iacub- lo que nos muestra es un doble mecanismo que puede llegar a tener, por un lado resolver situaciones de estrés provocadas a partir de ciertas situaciones vitales donde el optimismo puede permitir encontrar una salida o una resolución posible. Pero al mismo tiempo, el optimismo nos da en sí mismo ciertos grados de bienestar subjetivo, porque el sujeto encuentra que puede disfrutar con esta apreciación positiva del futuro.”Ser más optimistas promueve la buena salud, la longevidad y el bienestar emocional (Getty)Ser más optimistas promueve la buena salud, la longevidad y el bienestar emocional (Getty)

El optimismo cambia la forma de interpretar situaciones de estrés

Los datos de la investigación sugieren que, cuando se trata de lidiar con los factores estresantes del día a día, como las tareas del hogar o los problemas en los que hay más personas involucradas, ser más o menos optimista no intervino en la forma en que los hombres mayores reaccionaron emocionalmente o se recuperaron de estos factores estresantes. Sin embargo, el optimismo pareció promover el bienestar emocional, ya que limitó la frecuencia con la que los hombres mayores experimentaban situaciones estresantes o, al menos, algunos cambiaron la forma de transitar esas situaciones.

De este modo, según indicó Lewina Lee, el estudio permitió conocer que las personas optimistas “manejan el estrés diario de manera más constructiva y, por lo tanto, disfrutan de un mejor bienestar emocional”. Por tanto, el análisis respaldó la idea de que ser más optimistas promueve la buena salud y la longevidad. Es más, la investigación permitió corroborar que el estrés “tiene un impacto negativo en la salud”, ya que se ha observado que las personas optimistas manejan mejor los factores estresantes del día a día, algo que favorece el envejecimiento saludable.

“Podemos pensar que el optimismo es una medida que atraviesa las distintas etapas vitales, cada una con características particulares”, resaltó Iacub. Según el especialista, en la vejez el optimismo se encuentra con ciertas dificultades, algunas de orden cultural, como los prejuicios y la descalificación de ciertos roles sociales, o de actividades ligadas a esa etapa de la vida. “Pero al mismo tiempo este mecanismo de afrontamiento puede ser muy útil en una etapa de la vida en la cual puede haber más enfermedades crónicas que quizás no tengan solución, como también frente a la posibilidad de la propia muerte o la muerte de seres queridos más cercanos”, destacó.

El pesimismo puede ser una situación muy crítica frente a situaciones incambiables porque “puede generar un cierre a todo proyecto”, mientras que el optimismo, “con cierto margen de ilusión ilusa puede significar una apertura a, justamente, traspasar ciertos cierres que puede producir la vida ante algunas limitaciones.”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *