La fotógrafa colombiana Luisa Escarria retrató desde la década del ‘60 a los personajes de la farándula de nuestro país más reconocidos para marquesinas y programas de mano de obras teatrales. Recordemos que en esa época no había Photoshop, ni cámaras digitales, ni ningún tipo de programa para editar las fotografías, todo debía hacerse a mano, como una especie de artesanía donde el experto realmente tenia que saber con exactitud lo que hacía.

Esa magia tiene la muestra “Temporada fulgor: Foto Estudio Luisita”, expuesta en el Museo de arte latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) desde noviembre y hasta marzo. Cualquiera que la visite se va con un encantamiento indescriptible parecido a los de cuentos de hada. ¿Será por la pasión plasmada de Escarria en cada toma? ¿Será por los reconocidos personajes retratados? ¿Será por la dedicación en cada montaje de su adorada hermana Chela Escarria ?

Su muestra en el Malba y el documental reciente “Foto Estudio Luisita” de Sol Miragliarecuperan su historia y son un compilado de imágenes emblemáticas de un fenómeno muy singular de la cultura popular argentina.

Las fotos se hacían en su pequeño departamento de la avenida Corrientes. Por allí pasaron, para ser inmortalizados por la cámara de Luisa –Chela luego se dedicaba a trabajar en el retoque manual de las imágenes– grandes íconos del espectáculo como Susana Giménez, Moria Casán, las hermanas Ethel y Gogó Rojo y Mimí y Norma Pons; Tita Merello, Nélida Lobato, Nélida Roca, Amelia Vargas, Susana Giménez, los cómicos Pepe Marrone, Alberto Olmedo y Jorge Porcel, o René Lavand, Atahualpa Yupanqui y Mariano Mores, entre muchísimos otros. 

BigBang se comunicó con Moria Casán, figura clave del espectáculo nacional, quien recordó el día que Luisita le tomó una especial fotografía antes del estreno teatral en un prestigio teatro de la capital federal. 

Imagen

“Luisita me sacó una de mis primeras fotos en blanco y negro para el Teatro Nacional. Tengo un recuerdo maravilloso. Ese día entré al teatro, sin saber qué ese día iba a estrenar, me vistieron en media hora, me aprendí toda la letra en quince minutos, y debuté en cuarenta minutos. A la semana, luego del estreno del teatro, me mandaron a hacer una foto al ‘Estudio Luisita’, ella me cuido mucho. Esa foto fue directo a la puerta del teatro”, rememoró emocionado la ex vedette.

Por otra parte comentó que Chela Escarria, hermana de Luisita, estuvo en uno de sus últimos shows teatrales y pudieron conmemorar a la retratista.

Imagen

Imagen

Imagen

Al comenzar esta exposición, la diva de los teléfonos recordó a Luisita en su Instagram a través de una publicación. “Me moría cuando vi esta foto”, escribió Susana Giménez en un posteo en el que compartió una fotografía suya.

Imagen

Temporada fulgor propone, una vez más, revisar los cánones de las fotografía moderna y contemporánea a partir de un archivo afectivo y cargado de imágenes icónicas. Esta muestra es una pieza clave para la relectura de un género que ocupó los escenarios de la Avenida Corrientes desde los años 20 en adelante y que, sin embargo, ha sido un sujeto elusivo para los estudios culturales.

Imagen
Imagen

El documental

En 2009, y mientras estudiaba y trabajaba en un local de reparación de cámaras fotográficas, Sol Miraglia conoció a Luisita. Cineasta y fotógrafa, la joven quedó fascinada por el personaje. Tanto, que trabó con ella y su hermana Chela una amistad profunda, que la llevó a conocer la casa/estudio de las Escarria y a pasar varias jornadas con ellas. De a poco, Miraglia descubrió un tesoro guardado en ese departamento: miles y miles de negativos registrados durante casi cinco décadas de trabajo.

Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *