La actriz, que se contagió de Covid-19 el pasado año, todavía sufre fatiga y confusión mental

Un año después de contagiarse por Covid-19Gwyneth Paltrow todavía padece las consecuencias de esta enfermedad. La actriz estadounidense ha acudido a Instagram para compartir con sus seguidores cuáles son las secuelas que sufre.

“Tuve Covid-19 al principio, y me dejó fatiga y confusión mental como secuelas”, ha avanzado la intérprete de 48 años, a lo que ha añadido: “En enero, me hicieron algunas pruebas que mostraron niveles realmente altos de inflamación en mi cuerpo”.

“Recurrí a uno de los expertos más inteligentes que conozco en este campo, el médico de medicina funcional Will Cole. Después de ver todos mis análisis, me explicó que este era un caso en el que el proceso de curación iba a ser más largo de lo habitual”, ha expresado el rostro de Glee.

Con la intención de cuidar su estado de salud, la actriz controla más que nunca su alimentación: ahora sigue una dieta basada en vegetales y ha eliminado el consumo de azúcar y alcohol de manera prácticamente permanente.

“Todo lo que estoy haciendo me está sentando bien, es como un regalo para mi cuerpo. Tengo energía, hago ejercicio por las mañanas y voy a la sauna tan a menudo como puedo. Todo al servicio de la curación”, ha reconocido.

La artista, que pasó el confinamiento en familia, ha reconocido que su hijo menor, Moses Martin, de 14 años, es quien peor afronta la pandemia: “Esto es muy difícil para los que aún están en las etapas de desarrollo más intensas. Mi hija tiene 16 años, sabe quién es y tiene amigos. Mi hijo habría comenzado la escuela secundaria en septiembre. Socialmente, esto es duro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *