Es un coctel con historia, que involucra a piratas, corsarios y orígenes medicinales. Todo sobre este clásico que sigue vigente.

Cada 11 de julio se celebra el Día del Mojito, un cóctel clásico que se mantiene con el paso del tiempo y que sorprende con reversiones que mantienen su icónico sabor y frescura.

Por más que los orígenes exactos del trago se desconozcan, se remontan a una bebida medicinal llamada Drac o Draque, bautizada en honor a Richard Drake, el corsario británico que la inventó. Era común en la Armada británica que los marineros bebieran Grog, una mezcla de aguardiente de caña, cal y agua (que se vuelve salobre por el tiempo en el mar). Como marinero convertido en corsario, Drake mantuvo esta tradición, pero con la particularidad de agregar menta a su grog, que creía que ayudaba a la digestión.

Pronto se pudo encontrar evidencia de esa bebida en todo el Caribe, con la creencia de su poder para eliminar la fiebre y prevenir los resfriados. Durante una epidemia de cólera que asoló Santiago de Cuba en 1852, un autor español llamado Ramón de Paula escribió: “Todos los días a las once de la mañana consumo un poco de Draque hecho con aguardiente y me va muy bien”.

Mientras que el Draque evolucionó con el tiempo, cuando Don Facundo Bacardí Masso fundó la compañía Bacardí y el aguardiente de caña fue reemplazado por ron blanco. Como expresó Frederick Villoch en 1940: “cuando el aguardiente fue reemplazado por ron, el Drake se llamaría el Mojito”. Hasta la fecha, las recetas más antiguas para el Mojito, incluido el Mojo Criollo en el libro de cócteles español seminal de Pedro Chicote “La Ley Mojada” (1930), incluyen al ron Bacardí.

El Mojito atraía tanto a ricos como a pobres y, según Ernest Hemingway, se convirtió en la bebida nacional no oficial de Cuba. “No era solo una bebida; era un símbolo del orgullo nacional, dijo el autor.

La popularidad de este cóctel se puede ver después de 1919, año que se pronuncia la Ley de la Prohibición en Estados Unidos. Es por esto que estadounidenses más adinerados comenzaron a viajar a La Habana para poder disfrutar el fin de semana bebiendo Mojitos en Cuba. Incluso la aerolínea Pan Am ofrecía vuelos de fin de semana a La Habana a precios muy bajos. Pronto se convirtió en el destino de vacaciones número uno para los estadounidenses y fue descrito por la revista Fortune como “el salón de Estados Unidos”.

El origen del nombre Mojito está envuelto en un misterio. Algunos creen que proviene del verbo “mojar”, mientras que otros dicen que proviene de la palabra de África occidental “mojo”, que significa colocar un hechizo. Como el sufijo “ito” significa poco, se cree que el término “mojito” significa un poco de humedad o un pequeño hechizo. De cualquier manera, el cóctel más antiguo de Cuba, sigue hechizando un poco y mojando los paladares de todos los que lo beben.

Receta del Mojito

Ingredientes

  •  1 parte de BACARDÍ Carta Blanca
  • 4 rodajas de lima
  • 2 cucharaditas de azúcar en polvo
  • 12 hojas de menta
  • 1 parte de agua con gas / agua mineral con gas
  • Manojo de menta

Modo de preparación

Colocar las cuatro rodajas de lima en un vaso grande y alto. Vertir el azúcar y machacar suavemente con un objeto contundente para exprimir el jugo de las rodajas de lima. Colocar las hojas de menta en una mano y aplaudir con la otra; esto hace que las hojas de menta liberen su delicado aroma. Frotar las hojas de menta alrededor del borde del vaso para imprimir su esencia, luego colocarlas en el vaso. Utilizar un mezclador o cuchara para sumergir suavemente la menta en el jugo de lima. Llenar el vaso hasta la mitad con hielo picado y verter BACARDÍ Carta Blanca. Con una cuchara de bar, revolver los ingredientes en para hacer circular las limas y la menta a través de la bebida y disolver completamente el azúcar. Cubrir el vaso con hielo picado y agregar un chorro de agua con gas. Adornar con una generosa rama de menta, magullada suavemente en la mano para liberar su sabor y colocar el sorbete directamente entre esta menta para maximizar el aroma al beber el trago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *