El Gobierno, empresas y gremios acordaron una suba del 35% que se distribuirá en siete tramos. Habrá una cláusula de revisión en septiembre.

El Gobierno, empresas y gremios acordaron una suba del 35% para el salario mínimo y llegará a los $ 29.160. El entendimiento dejó previsto una cláusula de revisión que puede ejecutarse en septiembre.

La votación final contó con 31 posturas por la afirmativa y una abstención (Ricardo Peidro). El aumento total será del 35% de acuerdo a las siguientes cuotas:

-Abril: 9%

-Mayo: 4%

-Junio: 4%

-Julio: 3%

-Agosto: 5%

-Noviembre: 5%

-Febrero: 5%

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, encabezaron la reunión del Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, con la presencia de representantes de gremios de las centrales obreras y de empresas.

Los dirigentes de la principal central obrera, la CGT, pedían un incremento de entre 35% y el 40%, mientras que la CTA de los Trabajadores que lidera Hugo Yasky presentó una cifra similar. En tanto, la CTA Autónoma de Peidro solicitó una suba más cercana al valor de la canasta alimentaria, que actualmente se calcula en $ 60.000.

Durante el encuentro, Moroni  felicitó a los participantes por “mantener las instituciones de diálogo social, aún en un momento crítico“. Se prevé que el Consejo del Salario vuelva a reunirse en el mes de septiembre para evaluar la evolución de la situación.

Deterioro del salario

Según el último informe disponible del Indec, la Canasta Básica Total (CBT) para un hogar compuesto por cuatro personas fue de $ 57.997. De esta forma, la brecha con el salario mínimo es de $ 36.397 o de un 62%. Un aumento que hubiera igualado la CBT representaría una suba del 177%.

Al observar los últimos datos disponibles, el ingreso medio individual de la población con ingresos fue de $ 33.306, también muy por debajo del costo de la CBT. Pero este promedio esconde varias diferencias según el tipo de ingreso y el género.

Mientras los asalariados (8,1 millones de personas) tuvieron un ingreso medio de $ 36.246, entre los no asalariados (3,4 millones) el ingreso medio bajó a $ 25.729. En tanto, los varones tuvieron un ingreso medio de $ 37.910, mayor que las mujeres que percibieron en promedio $ 28.937.

Los ingresos del 10% más rico de la población siguen siendo 21 veces más altos que los del 10% más pobre y casi un cuarto de las personas relevadas reciben ingresos por debajo de $ 20.000.

Según el último informe del centro de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo de la Universidad Nacional de San Martín, el nivel general de pobreza tiene una importante correlación con las diferentes realidades que atraviesan los distintos grupos ocupacionales. Mientras que la proporción de empleadores y asalariados formales bajo la línea de pobreza se sitúa entre el 11% y el 15% respectivamente, los valores están cerca de triplicarse entre cuentapropistas y asalariados (41% y 43%) y se cuadruplican entre los desocupados (61%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *