El concierto fue un “ensayo clínico” para determinar la forma correcta de volver a los eventos masivos de manera segura frente a la pandemia

Pasó exactamente un mes desde que 5 mil personas asistieron a un concierto de rock multitudinario sin distanciamiento social en Barcelona. El recital formó parte de un “ensayo clínico” que buscaba determinar la forma correcta de volver a los eventos masivos de manera segura frente a la pandemia de la COVID-19. Cuatro semanas más tarde, médicos de la ciudad catalana aseguraron que no se registraron contagios.

“No hay ninguna señal que sugiera que se produjo una transmisión dentro del evento”, anunció hoy Josep Maria Llibre, médico del hospital Germans Trias i Pujol, en rueda de prensa. Esto fue en parte gracias a los protocolos sanitarios.

Cada entrada, cuyo precio iba de 23 a 28 euros, contaba con una prueba de covid-19 realizada la mañana antes del show, alcohol en gel y una mascarilla FFP2, de gran calidad, de uso obligatorio durante todo el show, excepto en las áreas designadas para beber y comer.

Según el médico, sólo hubo seis casos positivos, quince días después del concierto y los organizadores están seguros de que “en cuatro de estos casos la transmisión no tuvo lugar durante el concierto”.

“Con ventilación optimizada, cribado de antígenos y uso de mascarilla se puede garantizar un espacio seguro”, añadió el médico. “Creo que, una vez más, Barcelona y la cultura barcelonesa se ponen en vanguardia de una situación que es nueva, que consiste en preservar la actividad cultural con todas las garantías sanitarias”, se felicitó Jaume Collboni, adjunto en la alcaldía de Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *