Bajo el contexto del Mes de Concientización de la Escoliosis, especialistas del establecimiento médico remarcan las señales que deben motivar la consulta con un profesional.

Especialistas de la Unidad de Patología Espinal del servicio de Ortopedia del Hospital San Martín de la ciudad publicaron un importante documento en torno a la escoliosis donde se explica en qué situaciones se debe acudir a una consulta médica para prevenir complicaciones y cirugías futuras de alto riesgo.

Este informe se produce en el marco del Mes de Concientización de la Escoliosis y se suma a cientos de publicaciones que se generan durante todo junio alrededor del mundo. Esta enfermedad se trata de una deformación de la columna que puede generar serias complicaciones si no se diagnostica y trata en forma temprana, siendo más frecuente en niñas. Según datos internacionales de asociaciones dedicadas al estudio de esta patología, afecta a entre el 2 y al 6% de la población mundial, donde el 60% puede requerir distintos tratamientos.

Entre las señales a tener en cuenta, los especialistas del Hospital mencionaron: “Un hombro más bajo que el otro, una escápula que sobresale, una asimetría en la cintura son posibles señales de escoliosis, una deformidad tridimensional de la columna vertebral que requiere detección y tratamiento tempranos para evitar serias complicaciones en la adultez, como por ejemplo dolor intenso, invalidez e infecciones”.

Por su parte, Pedro Bazán, jefe de Ortopedia en el nosocomio, explicó: “Por definición la escoliosis es una curva lateral de la columna en forma de S o de C, y el tipo más frecuente es la llamada escoliosis idiopática que se caracteriza porque además se observa rotación y deformidad de las vértebras, algo que puede profundizarse con el tiempo”. El servicio de ortopedia el año pasado asistió a 15.625 pacientes, de los cuales más de 2.000 concurrieron al consultorio destinado, específicamente, a los problemas de la columna vertebral. El especialista aclaró que, si bien la escoliosis puede aparecer en varones y mujeres, resulta más frecuente en las niñas. Insistió, a su vez, en que para su correcto tratamiento “es fundamental realizar un diagnóstico temprano, ya que puede aumentar durante el crecimiento rápido relacionado con la primera menstruación”.

Asimismo, entre los elementos que contribuyen a mejorar el cuadro de escoliosis se pueden encontrar las barras y tornillos pediculares que, desde la creación del nuevo Banco de Prótesis del Ministerio de Salud bonaerense en noviembre del año pasado, resultan mucho más accesibles para los pacientes que se asisten en el sector público. “El diagnóstico de la escoliosis es clínico y radiográfico y su tratamiento incluye el uso de corsé y, en ocasiones, de cirugía. No obstante siempre hay que controlarla durante el transcurso de la vida. Cuando el tratamiento recién llega en la adultez, suele ser más agresivo y con altas posibilidades de serias complicaciones como déficit neurológico, infección, falla de material y hasta riesgo de muerte”, concluyó Bazán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *