El gobernador bonaerense criticó al jefe de Gobierno porteño por su postura ante las nuevas restricciones en el AMBA. “A mí no me van a correr con que a nosotros no nos importa la educación”, lanzó.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, aseguró este jueves que “el epicentro de esta segunda ola es la Ciudad de Buenos Aires” y anunció que la Provincia adherirá de “manera taxativa” a las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández para mitigar los efectos de la segunda ola de coronavirus en el país.

“Estamos inmersos en una ola” de coronavirus que “sigue creciendo desenfrenadamente”, destacó y remarcó que ante esa situación “no puede ser que el virus vaya por ascensor y las medidas por la escalera”

“El epicentro de esta segunda ola es la Ciudad de Buenos Aires. Los casos en todo el mundo se miden comparados con la población. La incidencia de casos por habitante en la Ciudad es de 623 y en la Provincia, 340; el doble”, explicó en conferencia de prensa desde La Plata.

Además, señaló que cuando se pide “coordinar” acciones con la Ciudad de Buenos Aires es porque “el virus no reconoce un lado u otro de la General Paz”. “Si se deja hacer cualquier cosa de un lado de la General Paz y del lado de la Provincia se restringe, eso no funciona; por eso es necesario coordinarlo. El virus no reconoce un lado y otro de la General Paz”, agregó.

El gobernador apuntó a que 40 distritos de la Provincia de Buenos Aires entrarán en fase dos, con el objetivo de reducir la circulación y desacelerar los contagios. No se podrá circular entre las 20 y las 6 y los negocios no esenciales deberán cerrar a las 19.

Además, se suspenderán las actividades sociales, culturales, deportivas, religiosas y recreativas en lugares cerrados y las clases presenciales en los tres niveles educativos hasta el 30 de abril.

“A mí no me van a correr con que a nosotros no nos importa la educación”, lanzó Kicillof, al criticar la postura planteada esta mañana por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ante el anuncio de suspender la presencialidad de las clases por 15 días y recordó cuando en febrero pasado el vicejefe, Diego Santilli, había hablado de suspender las clases durante 15 días ante la llegada de una posible segunda ola.

“Hay que ser desfachatado, después de lo que hicieron en esta provincia con la educación, con escuelas que literalmente explotaban”, graficó Kicillof, y remarcó que “si no quieren caer en esta discusión, el falso discurso tienen que guardárselo para su público. No es verdad que quieran el consenso”.

En este sentido, informó que la suspensión de las clases presenciales por 15 días en el AMBA no se dispuso solo “por lo que pasa adentro de las escuelas”, sino por lo que “pasa antes y después”. “Se trata de bajar la circulación, y por 15 días, porque hay una proporcionalidad entre circulación y contagios”, afirmó.

También se refirió a la ocupación de camas de terapia intensiva y puntualizó que “el sistema privado en la Ciudad de Buenos Aires está saturado” y que ya están mandando pacientes a la provincia de Buenos Aires. “Cuando el jefe de Gobierno habla de las camas disponibles no se refiere al sistema privado que ya está saturado”, dijo.

“¿Qué estamos discutiendo? ¿Si cuando llueve abrimos el paraguas o no? Anunciamos estas medidas por tiempo limitado. A nadie gusta: pero lo que no nos gusta es que esté lleno de contagios y muertos. Es oportunismo, es vil cargar las tintas y exacerbar odios”, remarcó el mandatario bonaerense.

“Vimos una oposición furibunda, y hoy decidieron entrar en campaña electoral, les pido que la corten”, cerró Kicillof.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *