El diario estadounidense The New York Times publicó un estudio en que un tercio de las parejas dijeron que sus relaciones mejoraron durante la pandemia, en parte porque aprendieron mejores habilidades de comunicación y disfrutaron pasar tiempo juntos

La pandemia ha sido una de las temporadas más complicadas para muchas personas. Si bien las relaciones sentimentales siempre tienden a tener momentos de complejidad y desgaste, la llegada del covid-19 ha agudizado algunos conflictos emocionales creado un conjunto de desafíos y oportunidades para las parejas.

Para muchos, la llegada del confinamiento se convirtió en un momento de suma complejidad. Tener que compartir de manera prácticamente forzada espacios comunes con sus parejas en ambientes que no eran habituales para ambos, durante largos periodos de tiempo, fue un reto para muchos.

Sin embargo, no es verdad afirmar que todos la hayan pasado mal durante la cuarentena. Los estudios muestran que no ha sido del todo malo. Alrededor de un tercio de las parejas dijeron que sus relaciones mejoraron durante la pandemia, en parte porque aprendieron mejores habilidades de comunicación y disfrutaron pasar tiempo juntos.

Independientemente de que las relaciones se hayan visto afectadas o que el amor haya florecido, la ciencia aconseja estas siete actividades que recopila el prestigioso diario estadounidense The New York Times y que pueden ayudar a las parejas a fortalecer su vínculo. Simplemente realizando un ejercicio al día durante una semana, o eligiendo algunos que suenen divertidos de probar.

MATENER UN REGISTRO DE LAS COSAS BUENAS

Es importante identificar al menos cinco cosas que la pareja hace habitualmente para mostrar cariño. Mantener un registro de esos detalles, grandes o pequeños que ambos hacen o dicen que los hacen sentir queridos y conectados entre sí. Incluir cosas tan pequeñas como un cumplido o un beso de despedida, o gestos más grandiosos como comprar flores, preparar la cena o limpiar. Los estudios muestran que en las relaciones exitosas, las interacciones positivas superan en número a los momentos negativos en al menos cinco a uno.

Cuando los científicos estudiaron videos de parejas discutiendo varios temas, notaron una variedad de interacciones positivas y negativas. Algunas parejas rieron, sonrieron, se tocaron y se felicitaron, incluso durante los desacuerdos. Otros pusieron los ojos en blanco, se burlaron, se enojaron o se pusieron a la defensiva.Una pareja se mira antes de despedirse Una pareja se mira antes de despedirse

La ciencia determinó una lección clara: aumentar los gestos positivos y amables en una relación puede ayudar a protegerla de los inevitables días malos.

Otros estudios respaldan el valor de ser amable y generoso con tu pareja. Una investigación del Proyecto Nacional de Matrimonio de la Universidad de Virginia en Estados Unidos estudió el papel de la generosidad en los matrimonios de 2.870 personas. La generosidad se definió como “la virtud de dar cosas buenas al cónyuge de forma gratuita y abundante”, como simplemente prepararle café por la mañana, mostrar afecto con frecuencia o estar dispuesto a perdonar. Las parejas con las puntuaciones más altas en la escala de generosidad eran mucho más propensas a informar que estaban “muy felices” en sus matrimonios.

TOMARSE DE LAS MANOS

Tratar de encontrar siempre tantas oportunidades como sea posible para tomar de la mano a la pareja es indispensable, bien sea al momento de sentarse a tomar el desayuno, cuando se dispone a salir por una puerta o incluso cuando miran televisión juntos, es un gran estimulante para el bienestar mutuo.

Otros de los momentos en los que esta actividad es de gran utilidad, es cuando se dedican unos minutos para hablar sobre algo en la vida que pueda estar causando estrés y ansiedad. Tal vez sea un problema en el trabajo, un conflicto con los hijos o una preocupación financiera. Sea lo que sea, tomar de la mano a la pareja mientras se habla de ello siempre termina ayudando mucho más y permite crear empatía.

Una de las canciones románticas más icónicas en la historia de la música es “I Want to Hold Your Hand” (Quiero tomar tu mano) de la legendaria banda de rock británica, The Beatles, la ciencia les ha dado la razón, ya que la investigación muestra no solo que el contacto físico regular es una forma poderosa de establecer una conexión con alguien, sino también que tomarse de la mano reduce el estrés.

James A. Coan, neurocientífico de la Universidad de Virginia en EEUU, reclutó a 16 mujeres casadas para que participaran en un estudio sobre cómo el hecho de tomarse de la mano afecta al cerebro. Para simular el estrés, sometió a cada mujer a una descarga eléctrica leve mientras la mujer estaba en tres escenarios: sola, sosteniendo la mano de un extraño y sosteniendo la mano de su esposo.

Los escáneres cerebrales mostraron que el estrés de recibir una descarga eléctrica era menor cuando la mujer sostenía la mano de alguien. Pero cuando la mujer sostenía la mano de su esposo, el efecto calmante era aún mayor y era similar al efecto de una droga para aliviar el dolor. El beneficio de tomarse de la mano fue particularmente pronunciado entre las mujeres que tenían las puntuaciones más altas de felicidad conyugal. El Dr. Coan repitió el estudio con parejas comprometidas del mismo sexo y encontró un beneficio similar, según publicó The New York Times.Una pareja se toma las manosUna pareja se toma las manos

En conclusión, el Dr. Coan dijo que la investigación sugiere que un matrimonio solidario o una pareja comprometida le da al cerebro la oportunidad de controlar parte de su trabajo neuronal más difícil. Básicamente, esto significa que cuando las parejas se toman de la mano, también transmiten parte de su carga emocional.

LEERSE UNO AL OTRO

Cada miembro de la pareja debería elegir una de sus historias favoritas; podría ser un extracto de un libro o de una revista, un libro para niños o un poema. Luego, podrían buscar tiempo para leerse uno al otro. Esta actividad siempre tiende a sorprender y divertir cuando se hace entre personas que se quieren. No solo por escuchar la narración sino por tomar consciencia de la voz de la pareja.

Después de la lectura, es recomendado tomarse un tiempo para hablar sobre por qué cada uno seleccionó esa pieza de lectura. ¿Tuvo un significado especial?

Las investigaciones muestran que las personas se acercan más cuando revelan algo sobre ellos mismos y comparten nuevos pensamientos e ideas. Los estudios también muestran que las relaciones se benefician cuando las parejas experimentan cosas nuevas juntas. El acto de leerse unos a otros puede fomentar sentimientos de comodidad y cercanía.

ACEPTAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS

Una actividad que puede resultar interesante, es escribir uno o dos de los hábitos molestos de la pareja que crean conflictos ocasionales en la relación. (A menudo, estos pequeños conflictos involucran tareas domésticas, como pagar facturas, lavar la ropa o tender la cama).

Luego, compartir esas inconformidades entre sí y hablar sobre ellas sin juzgar, a menudo tiende a ayudar. Usar la conversación para identificar un rasgo positivo que pueda ayudar a explicar el comportamiento.

Aprender qué hay detrás de un comportamiento en particular puede ayudarlo a aceptarlo, e incluso a apreciarlo.

Este es un breve ejercicio de “terapia de aceptación”. Los investigadores saben que el 70 por ciento de los conflictos que tienen las parejas nunca se resuelven. Pero eso no significa que estas pequeñas molestias no se acumulen y creen mucho estrés adicional en la vida de las personas. En lugar de intentar forzar el cambio, la terapia de aceptación alienta a las parejas a aprender a aceptar las diferencias de los demás. Cuando la pareja se siente aceptada y comprendida, es más probable que cambie de buena gana, a menudo haciendo más cambios de los solicitados. E incluso, si no ocurre ningún cambio, es probable que la aceptación y la compasión acerquen a la pareja.

COMPARTIR EL “DÍA PERFECTO”

Imaginar cómo es un día perfecto y compartirlo con la pareja durante una comida. Contarlo con tanto detalle como sea posible para que revele información sobre gustos, disgustos, esperanzas y sueños. Intentar planificar alguna versión de los días perfectos de cada uno que puedan experimentar juntos es una gran terapia.Una pareja se abrazan en un bosque Una pareja se abrazan en un bosque

Cuando los investigadores querían facilitar la cercanía entre extraños, crearon una serie de preguntas para ayudar a las personas a conocerse rápidamente. “¿Qué constituiría un día ‘perfecto’ para ti?” está en la lista de esas preguntas. La razón por la que las preguntas acercan a las personas es que las obligan a revelar algo sobre sí mismas. Hablar sobre un día perfecto es una forma de autorrevelación y puede ayudar a forjar una conexión más profunda con la pareja.

SENTIR EL LATIDO DEL CORAZÓN DEL OTRO

Realizar la siguiente actividad puede ser de gran utilidad para la pareja:

Encuentre solo unos minutos con su pareja en un espacio tranquilo. Tenga listo un temporizador de un minuto. Ahora siga estos pasos:

Ubíquense de pie, uno frente al otro.

Cada uno debe colocar su mano derecha sobre el pecho del otro, justo sobre el corazón.

Lleven su mano izquierda a su propio pecho y cubra la mano de su pareja.

Uno de ustedes tendrá que soltarlo por un segundo para iniciar el temporizador.

Pasen el siguiente minuto mirándose a los ojos mientras sus manos descansan sobre el corazón y las manos del otro.

Traten de no reírse ni hablar. Sean conscientes de la respiración de los demás. Estén tranquilos juntos. Cuando suene el temporizador, respiren. Discutan cómo se sintieron al experimentar esta conexión no verbal entre sí.

Los investigadores de relaciones saben que el contacto visual y el tacto crean sentimientos de cercanía. Para estudiar el efecto de la mirada en los sentimientos románticos, 168 estudiantes universitarios en dos estudios fueron emparejados con alguien que no conocían. Fueron asignados a varios grupos de experimentos, incluido un grupo al que se les dijo que se miraran a los ojos durante dos minutos. Algunos grupos se miraron las manos, mientras que otros se miraron y contaron los parpadeos. Los estudiantes que se miraron a los ojos reportaron sentimientos de afecto significativamente más altos, según publicó The New York Tuimes.Una pareja se abraza Una pareja se abraza

Otra investigación muestra que el contacto físico es crucial para crear y fortalecer las relaciones, y está asociado con una mayor satisfacción en la relación y la pareja. Los conflictos se resuelven más rápidamente cuando uno de los miembros de la pareja se abraza, se da la mano o se besa.

PRACTICAR LA GRATITUD JUNTOS

Escribir tres cosas sobre la pareja por las que se sientan agradecido, es fundamental y luego, tomarse un momento para leer lo que escribieron el uno del otro.

Mostrar gratitud a diario es una práctica común de atención plena que ha demostrado aumentar la felicidad y que ayuda a dormir mejor e incluso a reducir las enfermedades. Los ejercicios de gratitud también pueden hacer sentir más cercanas a las parejas y ayuda a fortalecer las amistades e incluso crea mejores compañeros de trabajo.

Las parejas agradecidas están más satisfechas en sus relaciones y los sentimientos de gratitud pueden incluso predecir si las parejas permanecen juntas o se separan. Un estudio llamó a la gratitud “una inyección de refuerzo” para las relaciones románticas. La conclusión es esta: cuanto más se practique la gratitud hacia la pareja, más conectados se sentirán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *