Los científicos han observado que las poblaciones con menor exposición al sol son más susceptibles a desarrollar diabetes. ¿Asociación o causa-efecto?

La diabetes tipo 1 y tipo 2, es una enfermedad que puede llegar a ser mortal y ciertamente está en aumento en todo el mundo. De hecho, el número de casos se incrementó casi cuatro veces entre 1980 y 2014, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La mayoría de esos casos se deben a la diabetes tipo 2, que es causada por el exceso de grasa visceral, aunque también influye la interacción entre la susceptibilidad genética, el ambiente, la obesidad y el sedentarismo.

Ambos tipos de diabetes son más comunes en el hemisferio norte, al igual que la deficiencia de vitamina D.

De hecho, las estimaciones sugieren que hasta el 40% de los europeos tienen deficiencia de vitamina D y el 13% puede tener una deficiencia grave.

Entonces, ¿podría ser la falta de exposición solar y de vitamina D la causa de la diabetes?

Déficit de vitamina D

La doctora Victoria Salem, endocrinóloga y científica del Imperial College London, explicó a Medical News Today que “la diabetes tipo 1 es mucho más frecuente en el hemisferio norte y eso generalmente se debe al hecho de que reciben menos luz solar y por lo tanto tienen menos niveles de vitamina D. Eso es cierto también para la esclerosis múltiple. Pero lo esencial es que eso es una asociación”.

Por otro lado, dijo que también se ha confirmado la relación en niños con raquitismo, una enfermedad que debilita los huesos, generalmente debido a falta de vitamina D.

“Los niños que tienen raquitismo tienen muchas más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 1 más adelante en la vida. Igualmente, las personas que reciben una dosis alta de vitamina D […] también tienen menos probabilidades de contraer el tipo 1 más adelante”, explicó.

Sin embargo, sugerir que la falta de vitamina D es responsable de la diabetes o de una mayor susceptibilidad a la enfermedad, es una afirmación plagada de controversia.

Incluso la discusión ha sido avivada con el surgimiento del COVID-19 y la supuesta susceptibilidad debido al déficit de la vitamina del sol.

La controversia de base probablemente se deba a ensayos mal diseñados que no lograron medir adecuadamente la relación entre la diabetes y la vitamina D y que no pueden generalizarse, según afirmó el European Journal of Clinical Nutrition en un comunicado.

Solo un puñado de alimentos son naturalmente ricos en nutrientes, a saber: pescado azul, yemas de huevo, champiñones, carnes rojas e hígado. No obstante, se lo llama suplemento del sol por una razón: el cuerpo puede producir su propio suministro a partir de la energía solar.

Solo un puñado de alimentos son naturalmente ricos en nutrientes, a saber: pescado azul, yemas de huevo, champiñones, carnes rojas e hígado. No obstante, se lo llama suplemento del sol por una razón: el cuerpo puede producir su propio suministro a partir de la energía solar.

La causa de la diabetes

La diabetes tipo 2 generalmente se diagnostica cuando se detectan niveles altos de glucosa en sangre, que se debe a la baja sensibilidad a la insulina en los tejidos, lo que dificulta que el cuerpo elimine la glucosa.

Para compensar esta falta de sensibilidad, el cuerpo crea una mayor cantidad de insulina. Esta superproducción finalmente hace las células beta del páncreas se venzan y la persona no pueda producir suficiente insulina para transportar la glucosa a sus células.

En efecto, resulta en un nivel alto de azúcar en la sangre.

El doctor James Brown de la Universidad de Aston en Birmingham (Reino Unido) se dedica a estudiar la diabetes tipo 2 y el metabolismo. Según explicó a Medical News Today, “hay evidencia de que la vitamina D mejora lo que llamamos sensibilidad a la insulina, que es una parte clave de la diabetes tipo 2”.

Asimismo, “hay evidencia de que la vitamina D aumenta la secreción de insulina, y esas dos cosas son las que efectivamente van mal en la diabetes tipo 2 a medida que te vuelves resistente a la insulina”.

Hay una teoría de base para considerar la relación entre la diabetes y la vitamina del sol, pero dicha asociación sirve simplemente para que se realicen más estudios, no la confirma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *