BA.2 se convirtió en la variante predominante a nivel mundial, con 251.645 secuencias reportadas. En CABA, Neuquén, Chubut, La Pampa y San Luis hay una meseta.

Pese a que la curva registra nueve semanas de descenso consecutivo a nivel nacional, los casos de COVID-19 de la Ciudad de Buenos Aires, Neuquén, Chubut, La Pampa y San Luis dejaron de bajar y se abre la pregunta acerca de si será el inicio de una nueva ola en el contexto de inicio del frío y el brote de gripe por influenza.

¿Se viene la cuarta ola?

Según el último reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con fecha 22 de marzo, en los últimos 30 días, BA.2 se convirtió en la variante predominante a nivel mundial, con 251.645 secuencias (85,96%) reportadas.

Una buena parte de lo que se está cargando ahora es todavía de la subida de enero y febrero, lo mismo sucede con los fallecidos. Entonces, cuando uno quiere analizar una tendencia lo que conviene es ordenar por diagnóstico o fecha de inicio de síntomas“, indicó a Télam el físico e investigador del Conicet Jorge Aliaga.

El especialista sostuvo que ordenando por fecha de inicio de síntomas, “en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) esta semana los casos se estabilizaron e incluso ascendieron un poquito. La pregunta es si se trata de una tendencia transitoria o si esto implica que se llegó a un piso y a partir de ahora comienzan a subir”.

Por su parte, el bioinformático de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) e investigador del Conicet Rodrigo Quiroga coincidió en que “en CABA, San Luis y La Pampa hace cinco o seis días se observa un cambio en la tendencia, con un aumento pequeño que contrasta con el resto de las provincias que están a la baja o estables”.

No obstante hay que esperar ver qué sucederá en los próximos días; en cuanto a las internaciones y fallecimientos siguen bajando tanto a nivel nacional como en las jurisdicciones donde el descenso (de casos) se detuvo. De confirmarse el cambio de tendencia, como ésta lleva apenas unos días, recién impactaría en la hospitalización dentro de dos semanas“, analizó.

En Argentina se observa un promedio de 1.500 notificaciones diarias con un descenso más leve que lo que venía siendo, pero todavía esa es la tendencia“, explicó el contador Martín Barrionuevo, quien analiza las estadísticas desde el inicio de la pandemia.

Barrionuevo señaló que “hay un leve incremento en la Ciudad de Buenos Aires en los últimos días, que puede deberse a varios factores: por un lado que comienza a detectarse la subvariante de Ómicron BA.2, y por el otro el comienzo del frío, que hace que la gente ventile menos y se reúna más adentro”.

Esta semana, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, indicó que “teniendo en cuenta el inicio de clases, la presencialidad plena, el comienzo del invierno y el frío, e independientemente de la variante Ómicron o de la subvariante BA.2, es esperable que aumenten los casos”.

Más allá del coronavirus, desde hace semanas en Argentina se están registrando más casos de gripe por influenza A del tipo H3N2 que lo habitual para esta época del año; por este motivo, se adelantó la campaña de vacunación contra la gripe que se lanzó ayer en todo el país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *