Se vienen los días más fríos del año y hay que aprovechar al máximo la inversión que lleva a cabo un hogar en los servicios de energía (ya sea eléctrica o de gas) para mantener los ambientes calefaccionados. Con ese fin, una revisión a tiempo de posibles filtraciones en ventanas, persianas y puertas puede hacer toda la diferencia.

Son tiempos en los que la pandemia marca las exigencias de ventilación y limpieza que necesitan los ambientes para frenar la propagación del coronavirus, todos los días hay que abrir los accesos para estimular el cambio de aire. Ahora, otra cuestión es la detección de posibles fisuras o falta de hermetismo en algunos recovecos de la casa que, cuando se necesita tener todo cerrado para que se mantenga la temperatura deseada, no se vuelva una tarea imposible. Aquí algunos consejos fáciles para revisar y reparar filtraciones.

Burletes para ventanas
Un clásico del invierno es la compra de burletes para las ventanas. Es la forma más sencilla y económica de impedir la entrada de frío y la salida de calor, en especial los días ventosos. Si bien no requieren mucha inversión, es importante comprar unos de buena calidad para que el pegamento aguante el mayor tiempo posible y no se despeguen.


Si hay dudas sobre posibles filtraciones, una manera de comprobarlas es con un método práctico: un día cualquiera de viento, encender una vela y lentamente moverla en paralelo a las puertas y ventanas. Si se mueve la llama es porque por ahí entra aire con intensidad. La solución puede ser un burlete pero si se trata de la unión del vidrio con la pared habrá que sellarlo con un producto.

Aislar la caja
Existen unos aislantes especiales para este artefacto del hogar que ya no es tan común de encontrar en las nuevas edificaciones. Se consiguen en ferreterías y su aplicación no es complicada. Las persianas de madera, más antiguas, no suelen requerir esta inversión pero las de los últimos tiempos, de un material compuesto de plástico, sí pueden necesitarla.

Colocar una persiana
Hablando de edificaciones nuevas, no todas las empresas constructoras gastan presupuesto en colocar persianas en todas las ventanas. Ante este escenario, muchos deciden invertir en su colocación. Evitan la luz indeseada por la mañana y protegen los ambientes del frío para que no sea el vidrio el único encargado. Hay de diferentes materiales y para todos los bolsillos.

Invertí en burletes de buena calidad para que el pegamento aguante el mayor tiempo posible y no se despeguen.


Cortinas especiales
Algunas telas de cortinas para las ventanas vienen con un forro térmico que ayudan a aislar el ambiente. El reparo con este tipo de telas es mayor y, por ejemplo, si hay dos paños, se pueden unir con velcro para formar una especie de barrera contra el frío.

El vidrio de la ventana
El cristal parece algo indistinto a la hora de las temperaturas pero es fundamental. Su calidad influye y muchos hogares optan por reforzar las ventanas con doble vidrio para aislar bien el ambiente pero también para evitar ruidos molestos. En la ciudad, el doble cristal es bastante común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *