Es uno de esos milagros que los fans agradecen. Una alegría. La posibilidad de entrar en un mundo que conocíamos de oídas, o de haber leído al respecto, pero que nunca habíamos visto. Todos sabíamos que Gustavo Cerati y Zeta Bosio se conocieron en la Universidad del Salvador, donde ambos estudiaban publicidad. Lo que no sabíamos es que había un testimonio gráfico de aquellos días donde germinó la idea de lo que luego sería Soda Stereo. Una foto de un momento por demás tedioso de una clase, a juzgar por la expresión de ambos. 

El autor de la foto es Oscar René Cisneros, compañero de curso de ambos. La que contó la historia del hallazgo es Fabiana Frayssinet, actual Subgerenta periodística de la agencia Télam, la chica de la foto. El único que presta atención a la clase es, al parecer, un muchacho llamado Claudio Arce. Pero vamos derecho a Fabiana, que cuenta fabulosamente la historia. Y a la foto. En blanco y negro, en 1980, en un aula de la USAL, antes de Soda.

Gustavo Cerati y Zeta Bosio cursando juntos en la facultad¿Cuánto vale la verdad?Tu apoyo es fundamental para nuestro futuro.

Alucinante foto inédita e historia de cuando estudiaban juntos publicidad antes de formar Soda Stereo

Una chica somnolienta. Un chico fumando con la mirada perdida hacia una ventana pintada que daba a la nada. Otro definitivamente dormido. Deduzco que la clase era muy aburrida y que era un invierno con mucha humedad en Buenos Aires por el pelo voluminoso de la chica que me costó reconocer pero que el autor de la foto asegura que era yo. Con el diario de ayer hoy es fácil intuir que Gustavo y Zeta, no dormían sino que imaginaban el futuro de la banda que en esos años comenzaba a gestarse en esas clases aburridas. Tal vez la ventana opacada que daba a la nada era el esbozo de una tal Persiana Americana, luminosa y fantástica.

La foto es la primera de un tesoro de recuerdos que Oscar René Cisneros comenzó a revelar hoy 40 años más tarde gracias al ocio creativo de la pandemia. Gracias a sus experimentos de procesado de negativos con borra de café está redescubriendo una historia que comenzó a rescatar de una caja polvorienta que guarda anécdotas inéditas.

Es también nuestra historia. Y la de Claudio Arce, el único que prestaba atención o simulaba hacerlo. Dicen que en las formas de la borra de café se puede adivinar el futuro. Esta es la prueba científica que también se puede adivinar ese pasado que hoy apenas presentimos y que constantemente reinventamos. Como nuestras vidas.

La actual pandemia y su consecuente cuarentena, me ha hecho volver a revisar mis archivos de negativos. Entre los cuales encontré esta imagen a la que el tiempo transcurrido le ha dado mucho más valor. Y ha inspirado a la periodista Fabiana Frayssinet a realizar la maravillosa crónica. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *