Los menores de 50 representan una amenaza para el sistema sanitario ya que ocupan más días las camas durante su internación

Mientras el país enfrenta la segunda ola de la pandemia de coronavirus, el aumento de casos se da principalmente entre los menores de 50 años, que no sólo elevaron la curva sino que también hicieron crecer la ocupación de camas de terapia intensiva. Estos pacientes permanecen internados, en promedio, cuatro días más que los adultos mayores, lo que representa una amenaza para el sistema sanitario.

“Los pacientes jóvenes tienen una internación más larga, de entre 15 y 20 días. Y dificultan el movimiento de las camas. Resisten más y se quedan más tiempo, desde luego. Y la posibilidad de ingresar nuevos pacientes se acorta”, dijo Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, en diálogo con TN.

“Si bien una saturación del sistema sanitario depende de varios factores, esos cuatro días de diferencia influyen porque se hace más lenta la rotación. Y estamos viendo una mayor cantidad de pacientes jóvenes en terapia intensiva, algo que el año pasado no se dio tanto”, agregó Bárbara Broese, jefa de epidemiología del Hospital de San Isidro al mismo medio.

El crecimiento de contagios en el rango etario de entre 25 y 49 años se debe, según coinciden los especialistas, a que estos son los que tienen mayor movilidad social, ya que salen a trabajar, han relajado los cuidados y serán los últimos en recibir la vacuna. “El 50% de los casos actuales son personas menores a 50 años, por lo que el impacto en la mortalidad debería ser menor. Pero el promedio que un individuo pasa en terapia intensiva sigue igual: no baja de los 14 días”, explicó Eduardo López, infectólogo y otro de los miembros del comité de expertos que asesora al Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *