Arrestaron al partidario de Donald Trump que irrumpió en el Capitolio con una sudadera con la leyenda “Campo Auschwitz”

Robert Keith Packer fue encarcelado y acusado de conducta violenta o desordenada y de entrar ilegalmente en la sede del poder legislativo de los Estados Unidos

Autoridades de Virginia, EEUU, arrestaron este miércoles al hombre que vestía una camiseta que decía “Campo de Auschwitz, el trabajo trae libertad” cuando ingresó violentamente al Capitolio junto a una turba de partidarios de Donald Trump la semana pasada.

Robert Keith Packer, un residente de 56 años de la ciudad Newport News, fue encarcelado en el Penal Regional de Western Tidewater por el Servicio de Alguaciles de EEUU este miércoles a las 8:53 am, según informó la cadena NBC citando los registros de los reclusos. Fue acusado de conducta violenta o desordenada y de entrar ilegalmente en el edificio del Congreso de EEUU, de acuerdo con documentos judiciales citados por la agencia de noticias AFP.

La imagen de este hombre blanco con barba y una camiseta de manga larga con las palabras “Campo de Auschwitz”, en alusión a uno de los campos de concentración dirigidos por los nazis durante el Holocausto, fue una de las fotografías más llamativas de la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos.

La prenda de Packer también incluye las palabras “El trabajo trae libertad”, en aparente referencia a la frase alemana “Arbeit macht frei”, que se encontraba en carteles en las puertas de Auschwitz y otros campos de exterminio.

El FBI de Norfolk dijo que otro sospechoso del ataque del 6 de enero al Capitolio, Douglas Allen Sweet, de Grimstead, Virginia, también fue arrestado este miércoles.

La presencia de símbolos y sentimientos antisemitas en la revuelta del Capitolio hizo saltar las alarmas entre los judíos estadounidenses y los expertos que siguen la pista de la discriminación y la ven como parte de una tendencia constante y perturbadora. Como la amenaza de un mayor caos persiste en Washington y en las capitales de los estados antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, pidieron un rechazo más enérgico de las visiones del mundo basadas en la conspiración y la falsedad que se exhiben entre la multitud.

La insurrección no fue “tanto un punto de inflexión” para el antisemitismo, sino más bien “el último ejemplo explícito de cómo (es) parte de lo que anima las narrativas de los extremistas en este país”, dijo Oren Segal, vicepresidente del Centro del Extremismo de la Liga Antidifamación.

El martes, el Centro Miller para la Protección de la Comunidad y la Resistencia en la Universidad de Rutgers-New Brunswick y el Instituto de Investigación del Contagio de la Red publicaron un informe que identificó al menos media docena de grupos neonazis o de supremacía blanca involucrados en la insurrección.

A raíz de la insurrección, que dejó cinco personas muertas incluyendo un oficial de la Policía del Capitolio, dos tiendas online que habían permitido la creación y venta de camisetas del “Campo de Auschwitz” las retiraron de sus sitios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *