Son métodos eficientes, ahorrativos y hasta sirven para climatizar el hogar en un momento de emergencia. 

La primera oleada de frío comenzó a sentirse en el país y el invierno lentamente empieza a asomarse. De forma lenta, porque se alternan las jornadas frescas con las calurosas, aunque las primeras tímidamente empiezan a ganar la partida.

Todavía falta recorrer un tramo para alcanzar la estación odiada por muchos y querida por otros, pero lo cierto es que los artefactos de calefacción comenzaron a desempolvarse en los hogares de los argentinos.

Lo cierto es que la utilización de la electricidad y el gas es cada vez más cara en Argentina, pero eso no debería ser un problema ya que existen otras alternativas (y muy buenas) para calentar el ambiente.

Los dispositivos caseros están a la orden del día y, aunque cueste creerlo, son altamente efectivos para reemplazar a los tradicionales métodos de calefacción.

A continuación, ofrecemos tres herramientas para calentar tu hogar y ahorrar un poco más a la espera de la llegada del invierno.

CALEFACCIÓN CON MACETAS

Ya utilizado por muchos, y muy eficiente. Se utiliza el material con el que están hechas las macetas para poder calentar la casa, ya que las mismas suelen calentarse mucho y distribuir la energía de forma muy eficiente con fuentes de calor muy bajas.

Existen dos opciones para ser construidas, la primera es poner la maceta sobre algún tipo de base del mismo material (para que resista el calor) pero que tenga una forma rectangular. Luego se colocan velas en su interior y se pone una maceta dada vuelta, lo que permitirá tener una fuente de calor que dure varias horas.

¡Pero atención! el problema de este método está en que la base suele calentarse mucho en el proceso, por lo que sí está colocada sobre un mueble lo más seguro es que termine dañándose por el calor.

Esto se soluciona creando una versión capaz de colgarse en algún lado por medio de cadenas, algo que evita el daño a muebles e incluso puede darle un estilo más interesante al calefactor.

CALEFACTOR ELÉCTRICO MINI

Como segunda opción dejamos el calefactor eléctrico mini, el cual funciona por medio de un cable de resistencia que soporte 1000W junto con 220 V -además debe ofrecer una resistencia de entre 55 y 60 ohmios-.

Por otro lado, se necesitarán una lata de atún pequeña, mezcla de cemento, un voltímetro, un enchufe, un cable y un taladro para hacer agujeros a la lata de atún. Con todo esto solo toca dos secciones pequeñas de la resistencia, hacer dos agujeros a la lata donde se montará el enchufe, mezclar el cemento e introducirlo en la lata.

Por último, se debe cablear las dos secciones de la resistencia al enchufe y cuando se conecte a la corriente esta se pondrá roja generando calor. Se debe tener cuidado ya que la resistencia aumenta mucho su temperatura, mientras que también se debe contar con un extinguidor cerca ante cualquier problema que surja.

CALEFACTOR DE ALCOHOL PARA EMERGENCIAS

Por último, el calefactor es pensado especialmente para emergencias o situaciones más complicadas -ya que requiere de utilizar alcohol al 70% y en muchos casos estos son bastante caros por si solos-.

En sí es simple de hacer, requiriendo solamente de un rollo de papel, una botella de alcohol y una lata vacía. Se saca el centro del rollo y se lo coloca dentro de la lata. Se tira alcohol en su interior y se lo prende fuego. La llama debería durar un buen tiempo y calentar la casa lo suficiente en el proceso.

Cabe remarcar que se debe dejar alejado de objetos inflamables -ya que es alcohol etílico con papel- y que se debe abrir la ventana para ventilar el aire al usarlo (lo mismo con las macetas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *