Los científicos han encontrado rastros del virus que causa COVID en 29 especies de animales. Preocupa la trasmisión a humanos de variantes divergentes

Los científicos han encontrado coronavirus en 29 tipos de animales, una lista que ha crecido constantemente desde el comienzo de la pandemia e incluye: gatos, perros, hurones, hámsteres, tigres, ratones, nutrias e hipopótamos.

En la mayoría de los casos, no se ha demostrado que los animales transmitan el virus a los humanos. Pero en al menos dos especies parece que sí.

En primer lugar, los visones han transmitido el virus a las personas. Pero, además, en un nuevo estudio canadiense los científicos identificaron a una persona que dio positivo después de un “contacto cercano” con un venado infectado.

La buena noticia es que, con todas las variantes conocidas que han circulado en humanos, las vacunas siguen siendo muy buenas para prevenir enfermedades graves.

La preocupación es que, a medida que el virus continúa circulando en otros animales, acumule mutaciones que hagan que las vacunas sean menos efectivas.

En este contexto, el aumento de la vigilancia es clave.

¿Por qué preocupa el COVID en animales?

Lo que más preocupa de la trasmisión del COVID entre animales y personas es la posibilidad de nuevas variantes.

Cada vez que un virus hace copias de sí mismo dentro de un nuevo huésped, comete algunos errores aleatorios en su código genético, que son las mutaciones. La mayoría de ellas no tienen impacto en la capacidad de infectar del virus.

Sin embargo, de vez en cuando un conjunto de mutaciones mejorará la capacidad del SARS-coV-2 para propagarse. Con la combinación correcta de atributos, puede saltar de una especie a otra.

De hecho, así es como se cree que comenzó la pandemia de COVID a fines de 2019, con los murciélagos de herradura, aunque aún se debate si hubo otro animal intermedio.

Hasta el momento, las agencias de salud pública se han dedicado a rastrear las mutaciones virales en las personas infectadas, pero hay mucha menos vigilancia en poblaciones de animales.

En el ciervo infectado del estudio canadiense, el coronavirus había desarrollado docenas de mutaciones que no se encuentran en otras cepas. Esto llevó a los científicos a proclamarlo como “altamente divergente”, es decir que se trata de un linaje diferente a las cepas ya conocidas.

Aunque no parece ser lo suficientemente diferente como para evadir la protección de las vacunas, los científicos lo siguen de cerca.

¿Cómo diagnostican COVID en animales?

En el caso de los ciervos, los científicos suelen testear animales que han sido cazados o muertos en accidentes automovilísticos.

Con animales domésticos y de zoológico, las pruebas se pueden hacer similar que en las personas, utilizando el método de laboratorio llamado reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

Por ahora, no se recomienda realizar pruebas a las mascotas, ya que no suelen enfermarse de COVID y no se cree que desempeñen un papel importante en la propagación de la enfermedad a los humanos.

Los testeos realizados en animales responden a un control epidemiológico y a la vigilancia de variantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *